Viernes, 1 Noviembre, 2019 - 21:41

Un crítico de cine defendió a Bugs Bunny: "Nunca estafó a nadie, enseña a pelearle con una sonrisa a quienes les falta humor"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El crítico de cine Leonardo D’Espósito se sumó al análisis y habló sobre Bugs Bunny, luego de las polémicas declaraciones del presidente electo Alberto Fernández quien dijo que es “un estafador”. 
 
Comenzó contando un poco de la historia del personaje y marcó en primer lugar que “Bugs Bunny nació muchas veces, entre 1938 y 1939, hasta que lo definió completo Tex Avery en el corto A Wild Hare. De paso, Bugs es una liebre no un conejo”. A continuación de cada una de sus explicaciones, compartió un enlace con el corto animado que sustenta su opinión.
 
 
Lejos de ser “un gran estafador”, como lo describió Alberto Fernández, destaca que se trata de “un héroe cómico”. “Desde el principio, Bugs es un personaje extraño. Chuck Jones, uno de quienes dirigiera sus cortos (los mejores, para mí) lo define como un héroe cómico que va contra los abusones. Se inspira en Buster Keaton, que es también un héroe cómico”, explicó.
 
En cuanto al contexto histórico en el que se desarrolló la tira animada, D’Espósito destacó que “los cortos de Bugs Bunny se produjeron entre 1938 y 1963. En ese tiempo, el Cartoon no era "para chicos", sino el entremés cómico de las sesiones de cine, que en los EE.UU. eran TODAS para todo público. Pero era humor adulto, básicamente”. Y agregó como ejemplo el siguiente video:
 
 
En el ejemplo anterior se puede ver como Bugs comienza a trasvestirse y el crítico detalla que es “para jugar con sus "enemigos", siempre abusones o estúpidos. Lo hace muchas veces, notablemente en Long Haired Hare, Rabbit of Seville, Bug's Bonnets y la obra maestra What's Opera, Doc?”. 
 
Luego, dio una serie de ejemplos claros en los que se puede ver cómo Bugs Bunny “está tranquilo y algo por lo general malo o abusivo, viene a molestarlo”, agregando que lo que este personaje hace es “divertirse ridiculizando al enemigo”. 
 
Una serie de cortos ejemplificaron su punto: En primer lugar, lo vemos contra el Ejército:
 
 
Luego, “contra un artista sin humor y que odia la música popular”:
 
 
Aquí “contra la demagogia política -y también contra la estupidez de ciertos votantes”:
 
 
Contra los nazis:
 
 
Contra los prepotentes:
 
 
Y finalmente, “contra los mediocres sin talento, hay tres cortos que coprotagoniza con el torpe Daffy Duck, siempre asustado y pedante, y Elmer”. A continuación, su ejemplo:
 
 
A modo de cierre, el crítico D’Espósito dejó en claro que para el “Bugs es reactivo” y agregó que “tiene más talento que sus "enemigos" y entiende que la mejor manera de acabar con el abuso es ponerlo en ridículo. Que el arma es el humor. Nunca estafó a nadie. De hecho lo estafaron”.
 
 

Reflexionando sobre todo esto, cerró su explicación afirmando: “En todo caso, lo que enseña Bugs Bunny es a pelearle con una sonrisa a quienes les sobra prepotencia y les falta humor. Es una de las mayores creaciones del arte popular del último siglo y cumplió 90 hace poco".