Viernes, 26 Febrero, 2021 - 20:10

Tras los incidentes en la madrugada, aborigenes reportan violencia de la policia y se manifiestan frente a la Fiscalía

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la madrugada de hoy, la policía detuvo a jovenes aborígenes en Sáenz Peña en el barrio 134 viviendas, acusados de causar grandes desordenes en vecindarios. Esta tarde, la comunidad indígena se manifestó frente a la Fiscalía de Sáenz Peña para pedir por la liberación de las siete personas detenidas en el operativo nocturno.

El hecho tomó interés y generó alerta en las instituciones tras la versión de la comunidad aborigen, desde donde aseguraron que esta madrugada la policía, "ejerciendo violencia institucional, ingresó arbitrariamente a sus hogares para detener a gente inocente". Algunos de los detenidos y sus familiares dialogaron con Diario Chaco y aseguraron que la policía golpeó, disparó contra ellos e incluso torturó a los jóvenes en la Comisaría.

Sin embargo, la comunidad aborígen y sus detenidos no han presentado una denuncia formal. Lo que sí han hecho fue reportar la situación ante la Subsecretaría de Derechos Humanos, que ha intervenido de manera presencial y telefónica para realizar las investigaciones sobre lo ocurrido.

De esta forma, Lisandra Romero, una de las mujeres heridas comentó que "los policías entraron a las casas, a una mujer que estaba sacando agua le dispararon en la cara, a nosotros en la pierna, tiraron gases lacrimógenos, hicieron un desastre. La Policía entró a nuestro domicilio y nosotros no estuvimos en la pelea que hubo". Romero fue alcanzada por disparos de poste de goma en una de sus piernas.

Ante esta versión y las detenciones efectivamente realizadas, un grupo de vecinos y familiares de la comunidad se acercaron hasta la Fiscalía y cortaron la calle para reclamar la libertad de los jóvenes detenidos. Una de las manifestantes incluso se encadenó.

"Necesitamos que baje alguien de la provincia, del Ministerio de Seguridad, y nos diga quién dio la orden para que haya ese atropello a las comunidades indígenas", afirmó la mujer a Diario Chaco, a la vez que aclaró que los detenidos son "nuestros hijos que estaban durmiendo. Algunos son menores, otros se iban a trabajar, ellos los agarraron a todos en el camino, a todos los metieron en la misma bolsa".

Isabel Segovia, una anciana de 73 años, aseguró que el momento ocurrió mientras se encontraba cargando agua en la casa de su hija: "Mientras yo cargaba los bidones, escuché un ruido y vi que venía rápido un patrullero lleno de policías. Los miré y me largaron unos tiros, y ahí empecé a escuchar un ruido y después no escuché nada más; me vi con sangre en la cara".

Un dirigente aborigen identificado como Omar López, sostuvo que se trató de una "cacería humana". "La policía entraba a la casa y los sacaban de sus hogares. Hay daños materiales en las viviendas, hay muchos jóvenes lastimados. Algunos casos se conocen, otros no, están escondidos porque tienen miedo", aseguró López.

Así las cosas, el grupo de personas fuera de la Fiscalía permaneció en la calle hasta que la policía liberó a los detenidos: "No hay suficientes pruebas para que sigan detenidos, ninguno de ellos participó de los hechos que se denuncian. Nada que ver con los que están detenidos, a la mayoría los agarraron estando en la casa, con sus hijos", declararon.

Según el reporte realizado a Derechos Humanos al cual Diario Chaco accedió, los vecinos de la comunidad aborígen intentaron realizar una denuncia en contra de la Policía del Chaco, pero el fiscal les habría negado el trámite.

Otro dato a tener en cuenta y que respaldaría la versión policial son los testimonios correspondientes a los vecinos víctimas de los "jóvenes descontrolados" durante la noche en el barrio 134 viviendas. 

Según aseguraron a este medio, el grupo de vecinos se encuentra cansado de que noche tras noche, estos jóvenes los agredan y roben. "Ya no podemos vivir tranquilos", afirman los propietarios.

A pesar de sus declaraciones, no quisieron exponer sus nombres ya que aseguran que fueron amenazados por la comunidad aborígen. Tienen miedo de que les quemen sus casas por haberlos denunciado ante la policía, motivo por el cual los efectivos arribaron al mencionado barrio. 

 

Notas relacionadas