Miércoles, 18 Julio, 2018 - 12:43

Tras dirigir la final del Mundial, Pitana aseguró que seguirá arbitrando en la Superliga Argentina

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Acaba de dirigir una final del mundo, ¿te lo imaginás yendo a la Paternal para dirigir un Argentinos-Patronato o a Florencia Varela para un Defensa y Justicia-Tigre?". El mensaje llega desde una isla paradisíaca y pone en duda una presencia importante en la próxima Superliga, que comenzará el 10 de agosto: la de Néstor Pitana.

El árbitro misionero, que condujo cinco partidos en Rusia 2018 y que se convirtió en el argentino con más presencia en Mundiales (9), aclaró en una carta publicada en las últimas horas que se está preparando para el torneo argentino. Sin embargo, según pudo saber LA NACION, tiene dos ofertas tentadoras para trabajar en el exterior.

El mensaje del referí, de 43 años, tenía como objetivo agradecer el apoyo recibido durante la Copa: "Quiero agradecerles a todos el inmenso apoyo que me brindaron durante este Mundial. Fue una experiencia inolvidable representar a mi país en el certamen más importante del mundo y nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo de mi familia, amigos y de todos los argentinos. Es algo que llevaré por siempre en mi corazón y con la cabeza en alto. Creo que con mis colaboradores marcamos un sendero para las nuevas generaciones de árbitros tan prometedoras de la Argentina y estaremos siempre a disposición de las nuevas camadas para, en un futuro no tan lejano, pasarles la posta y que el país siga siendo un símbolo del arbitraje mundial y del juego limpio.

Y, además, empezar a vislumbrar su futuro: "Ahora, me toca volver a Misiones a descansar y a esperar el comienzo de la Superliga que, como siempre, se espera que sea apasionante y entretenida. Un saludo afectuoso a toda la Argentina, Néstor".

Pero el futuro cercano de Pitana, que tuvo un pasado como actor, puede estar lejos del fútbol argentino, pero no así del arbitraje. "Él no está salvado económicamente, tiene que evaluar las ofertas que tiene", dice alguien que lo conoce muy bien y que está vinculado al referato argentino. Y las ofertas son más que tentadoras.

La primera la recibió antes de irse al Mundial: lo vinieron a buscar de una poderosa (en términos económicos) Liga del sudeste asiático y le ofrecieron un importante contrato por dos años. Dirigir los últimos años en aquella región es una práctica muy común entre los árbitros europeos. La segunda oferta la escuchó en Rusia: le propusieron ser instructor arbitral de FIFA. Llegaría de la mano de su "mentor" Massimo Busacca, jefe de árbitros del ente regulador del fútbol.

 

Fuente: 
La Nación