Martes, 12 Agosto, 2014 - 18:27

Advertencia del Gobierno por conflictos
Trabajadores de Donnelley reactivaron producción en imprenta

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Trabajadores de la gráfica Donnelley, que despidió a 400 operarios tras presentarse en quiebra, ingresaron hoy a la planta y reactivaron la producción, mientras el gobierno nacional dijo que el cierre de la multinacional es "político" y advirtió una "estrategia deliberada" para promover conflictos, como en el caso de Lear.
 
Los trabajadores de la imprenta realizaron una protesta en la autopista Panamericana a la altura de Garín, mientras los despedidos de la autopartista Lear, donde volvieron a ingresar delegados gremiales ante la presencia de funcionarios del ministerio de Trabajo, volvieron a cortar esa vía, en Tigre, en el marco de un fuerte operativo de seguridad. Fuentes del ministerio de Trabajo bonaerense informaron a DyN que "se constató que no se cumplió la conciliación obligatoria dispuesta ayer, porque concurrimos a la fábrica, que tenía las puertas abiertas, donde estaban los trabajadores reactivando la producción, pero no estaban los representantes de la empresa". 
 
Uno de los delegados de la imprenta, Martín Killing, dijo en declaraciones a DyN que entraron "y vamos a seguir trabajando" en la planta, según lo resolvió una asamblea, mientras mañana está prevista una nueva reunión con la empresa, a las 15, en el ministerio de Trabajo bonaerense.
 
El delegado Jorge Medina expresó en un comunicado que la asamblea decidió el "ingreso a la fábrica y ponerla a producir, para defender nuestra fuente de trabajo y el sustento de nuestras familias" y dijo que "si la empresa vuelve, no vamos a permitir ningún chantaje. Vamos a exigir su reapertura en las mismas condiciones de trabajo y de salario, y manteniendo todos los puestos".
 
René Córdoba, también delegado, expresó: "No vamos a permitir que esta empresa mienta diciendo que está en quiebra y cierre la planta cuando a nivel mundial reportaron ganancias por 218 millones de dólares el año pasado, y mayores aún este año".
 
La empresa, sostuvo, "está denunciada por sindicatos de todo el mundo por su método de cerrar plantas de un día para el otro".
 
El ministro de Trabajo bonaerense, Oscar Cuartango, afirmó a la prensa sobre el conflicto en la imprenta que "la gran preocupación es preservar los puestos de trabajo, y más allá del resultado, que nadie lo puede garantizar, sí puedo garantizar que el gobierno de la provincia no va a tener un rol pasivo, ni va a dejar librado el empleo a los avatares del mercado".
 
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, advirtió en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno que el cierre de Donnelley "es de carácter político", "no empresarial", y dijo que le "llama la atención esta decisión unilateral, inconsulta, intempestiva, arbitraria y, a su vez, una decisión que, por lo menos, resulta extraña".
 
El funcionario sostuvo, por otra parte, que "hay estrategias por derecha o por izquierda, por el centro, por arriba y por abajo para horadar la credibilidad y confianza en el gobierno".
"Existe una estrategia deliberada para promover y propiciar conflictos, que tiene una finalidad ya que esos gremios están alineados a ejes de oposición política", expresó el funcionario, que también se refirió a Lear y sostuvo que el Poder Ejecutivo realiza un "monitoreo sistemático" para intervenir y "garantizar la tranquilidad" pública.
 
El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se refirió en declaraciones a radio América a las protestas por conflictos en diferentes gremios y advirtió que "deben resolverse de manera racional y responsable", porque "hay que cuidar el empleo".
 
El secretario de Seguridad, Sergio Berni, se refirió al conflicto en Lear y manifestó en declaraciones a Radio 10 que se trata de "una veintena de militantes de izquierda en un conflicto sindical sangriento, virulento y con una escalada de violencia inédita".
 
El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, llamó a la reflexión a los partidos de izquierda por algunos conflictos gremiales, como el de Lear, y en declaraciones a radio Mitre expresó que "con sus métodos terminan generando un perjuicio aún mayor que la causa por la que reclaman".
 
"Esto es seduciendo al capital, no combatiendo al capital", manifestó.
Fuente: 
Diarios y Noticias

Notas relacionadas