Miércoles, 2 Octubre, 2013 - 21:33

Política
Tiempo de descuento
Por Walter Schmidt (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El PJ ha comenzado a fijarle fecha de vencimiento al Frente para la Victoria y busca rearmarse antes del "Día M" que será el 27 de octubre cuando, de acuerdo a todos los pronósticos, incluso los oficialistas, Sergio Massa se impondrá al candidato kirchnerista Martín Insaurralde.

 

En las últimas horas, los "pejotistas" reaparecieron para dejar en claro la vigencia del Partido Justicialista, por sobre los liderazgos de turno, en este caso, el kirchnerismo: "Yo siempre repito lo misma frase: en este país todo pasa, lo que queda es el peronismo", aseguró Jorge Obeid, un histórico dirigente del peronismo.

 

Pero no fue el único. La reunión del Consejo Nacional del PJ excedió las intenciones del kirchnerismo, que sólo pretendía que se diera a conocer un documento de apoyo a la gestión de Cristina Fernández. La discusión interna en la que se enfrascaron algunos ultrakirchneristas versus peronistas bonaerenses no fue en vano. Intendentes bonaerenses de peso como el de La Matanza, Fernando Espinoza, acudió a los códigos peronistas cuando señaló que "quienes creen que los peronistas nos estamos peleando, en realidad nos estamos reproduciendo". Y esa reproducción, invariablemente, dará lugar a una disputa de liderazgos y a una nueva conducción bajo la cual se encolumnarán todos, que no será la de Cristina Fernández.

 

El primero en largar fue Daniel Scioli, a quien se lo vio sonriente en la cumbre del PJ y luego se movió como el jefe del partido, viajando a La Rioja para apoyar al gobernador Luis Beder Herrera que sufrió un duro traspié en las PASO y presentándose como el referente del oficialismo ante unos 500 empresarios locales y extranjeros, explicándoles qué iba a hacer el gobierno y qué no.

 

No obstante la disputa en el peronismo se verá eclipsada por el reverdecer de la disputa con Uruguay, otra vez por la pastera a la altura de la entrerriana Gualeguaychú. Como si se tratará de ciclos, los gobiernos de ambos países volverán a la Corte de la Haya, luego que el presidente José Mujica autorizará a la ex Botnia, UPM, el aumento de la producción de pasta celulosa.

 

Claramente la última década, ha sido una de las peores en el vínculo bilateral entre Buenos Aires y Montevideo. ¿Podrá ser este conflicto utilizado por el gobierno, como lo ha sido en otras ocasiones la cuestión Malvinas, para tapar los problemas internos?

 

Probablemente, cerca del 70 por ciento de la sociedad que optó por candidatos opositores, no haga mas que endilgarle a la Casa Rosada otro capítulo de la disputa rioplatense.

 

(*) Editor de Política de DyN

Fuente: 
Agencia DyN