Miércoles, 23 Mayo, 2018 - 20:07

Suicidio en cuotas pero sin pausa
Por Esteban Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Como si los tarifazos, la devaluación, la inflación, y el consiguiente aumento de todos los precios de artículos indispensables para la vida, no fueran suficiente agobio para el pueblo trabajador, el gobierno da un paso más en este camino al suicidio que viene transitando como una máquina trituradora de todo bienestar que encuentre en su camino.
 
Hoy leemos: "...el gobierno anunció que ofrecerá 12% de aumento a los estatales, sin cláusula gatillo ni revisión..."
 
¡Un 12% frente a una devaluación solo en el mes de mayo, del 25% y una inflación superior al 25%!
 
Aunque el FMI diga que las políticas las diseña el gobierno argentino, éste sabe que el imaginario popular le va a echar la culpa al Fondo. Es una treta acordada entre piratas, para descolocar a las víctimas de ambos.
 
El ministro de Trabajo, Jorge Triaca; el ministro de Modernización, And´res Ibarra; y el secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez
 
De todos modos, no quepan dudas que siguiendo este camino, y obligados a incrementar la velocidad del saqueo, el suicidio en cuotas va a precipitar el desmoronamiento -si Dios quiere más temprano que tarde- de esta destrucción sistemática de todo rastro de bienestar que había dejado como "pesada herencia" el gobierno popular, como por ejemplo los mejores salarios de América Latina, que en 2,5 años estos farsantes mandaron al cuarto lugar y ahora van por más. Por bajarlos más por supuesto.
 
Este anuncio, de fijar como límite el 12% en el incremento de salarios, no solo es inmoral, antiético, agresivo, violento, sino falto de la mínima consideración humana hacia el futuro del pueblo argentino. Y esto roza severamente el delito de traición a la patria.
 
Bueno será que el Campo Popular,  cuyo eje será el peronismo que dio testimonio los 12 años anteriores a estos depredadores que es el que está con el pueblo, vaya pensando qué no hicimos para que vuelva esta lacra como con la dictadura y con Menem. Será importante para producir los cambios estructurales que permitan consolidar las conquistas no solo con leyes, sino especialmente con conciencia y participación popular.