Martes, 11 Septiembre, 2018 - 10:26

Sin Cristina en la cancha…
Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

... No habría cuadernos, ni retroexcavadoras, ni allanamientos ridículos luego de tres años. Nada. Pero Cristina está en la cancha, y para colmo cada vez más cerca de quedarse sola frente al arco o de dar un pase gol imposible de errar. La prueba de la inconsistencia del montón de carne que en Comodoro Py se debate en la impotencia es que los dos años que la ex presidenta estuvo sin fueros no hubo un solo pedido de detención.

¿Por qué? Porque solo debía demostrar consistencia en sus acusaciones y pruebas. Los dos elementos imprescindibles de los que carece.

Entonces esperó no poder detenerla para iniciar toda esta pantomima de acusaciones y pedidos de desafuero. Entretenimiento para millones de odiadores que formaron a medida de sus necesidades con el objeto de ver si pueden prostituir un poco más al poder judicial y lograr el efecto Lula: Sacarla del área en el momento que el gol está cantado.

Se dice que Argentina no es Brasil. Y en verdad no lo era. Pero los tiempos cambian y hoy no sabemos si la reacción sería la de tiempos en que los argentinos le ponían límites a su tolerancia y al saqueo de los canallas.

¿Qué si esto ocurre es posible que haya muertos?

Es posible. Que haya más muertos de los que está habiendo.

¿O no contamos a Santiago Maldonado, a Rafael Nahuel, a Ismael Ramírez, a Pablo Kukoc asesinado por la espalda por el policía Chocobar felicitado por Macri? ¿Tampoco contamos los cuarenta y cuatro muertos del ARA San Juan? ¿Y los más de cuarenta gendarmes muertos en accidente, que Macri le mandaba a Morales a Jujuy para reprimir a los movimientos sociales que luchan por trabajo y comida?

¿Tampoco contamos los muertos por depresión y enfermedades aceleradas por estrés producto de los despidos brutales, arbitrarios, inhumanos, como el caso de Melisa Bogarin de 30 años, con 8 en el programa Pro Huerta del INTA de Las Breñas, aquí en el Chaco, que se descompensó en una asamblea en la que se anotició que su contrato no sería renovado y que su marido había sido despedido de la Secretaría de Agricultura Familiar? ¿Hace falta algo más para que esto será considerado un asesinato?

Sí, es posible que haya más muertos. Y cada uno de ellos, como todos los mencionados y como los 39 de De la Rúa será responsabilidad del desprecio que muestra por la vida el neoliberalismo depredador, y esclavizante.

Será el costo que pagaremos todos por la irresponsabilidad de una mayoría de argentinos que perezosos, desmemoriados, inconscientes votaron a quienes históricamente destruyeron la economía argentina, empobrecieron al pueblo, y lo persiguieron para concentrar la renta en las corporaciones que representan.

No hubo jamás un solo gobierno de perfil neoliberal que no terminara en tragedia. Pero millones de argentinos no aprendieron. Irresponsablemente los volvieron a convocar.

Ahora están aprendiendo, pero no durará más que un par de generaciones, porque ¿Quién hubiera dicho después del desastre descomunal de los 90 y el 2001 que estos delincuentes podrían volver a ser electos por el voto popular?. Nadie. Sin embargo la desmemoria, la despolitización el descompromiso y la irresponsabilidad son enormes.

Habrá que trabajar fuertemente sobre ello. Y producir los cambios estructurales que obturen una nueva posibilidad de estafa a las mayorías.