Viernes, 6 Marzo, 2020 - 14:09

“El Estado siempre ordeña la misma vaca”
Productores chaqueños paran la venta de granos y carne pero no cortarán la ruta: “El campo no da más”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El campo chaqueño se pliega a las medidas nacionales y también cesará la venta de granos y carnes desde el lunes. Dicen que no es solo por las retenciones, sino además por la presión impositiva. “Este es el comienzo”, advierten.
 
Luego de un aumento a las retenciones a la soja, la Mesa de Enlace a nivel nacional no escatimó con medidas de fuerza y anunció un cese de comercialización de granos y carnes desde las 00 del lunes hasta las 24 del jueves 12.
 
Desde diferentes sectores hablan de un “cansancio” del campo y coinciden en que hace meses vienen dialogando con el gobierno nacional y no pudieron llegar a un consenso. El aumento a las retenciones fue la gota que rebalsó el vaso.
 
Las entidades nacionales con representación en Chaco no creen que haya una solución al conflicto antes del lunes, siendo la más optimista de ellas la Federación Agraria. Martín Spada, el representante de la seccional Chaco, explicó a este medio que “la sumatoria de la Federación Agraria al paro va a estar supeditada hasta que el lunes tenga tiempo el ministro Basterra de reglamentar la baja de retenciones para el pequeño productor”. “Es muy probable que si el gobierno publica esa medida en el Boletín Oficial y la reglamenta, la Federación Agraria no se sumaría porque es una medida que abarcaría al 80% de los productores”, manifestó.
 
Por su parte el consejero que representa a Chaco en CONINAGRO, Juan Hutak, manifestó que se pliegan a la medida, aunque “todavía no están bien dadas las bases”. 
 
Respecto a la medida del gobierno, consideró que “a los que más perjudica es a los grandes productores, porque a los pequeños productores la compensación, si se llega a devolver, podría ser un buen gesto. Son 42 mil productores los que son de menos de mil toneladas”.
 
Fue desde la Sociedad Rural de Chaco desde donde manifestaron que el enojo del sector del campo no tiene que ver solo con las retenciones, sino que es una sumatoria de cosas donde también destacan la presión impositiva sobre el sector, además de que “no vemos ninguna señal de ajuste de parte del Estado”, tal lo manifestado a Diario Chaco por la presidente de la institución Gladys Vicentín.
 
Nos piden que seamos solidarios, el campo siempre fue solidario, lo que pasa es que llega un límite donde ya uno se pone firme porque del otro lado no vemos ninguna señal”, agregó.
 
También en diálogo con este medio, Roberto Consolani, vocal por Chaco y Formosa de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) –una de las entidades que forma parte de la Mesa de Enlace-, resumió el reclamo manifestando que “el campo está cansado”.
 
El Estado siempre ordeña la misma vaca”, soltó Consolani para hacer referencia a que “cada vez que viene un gobierno el foco está puesto nuevamente en la contribución que puede hacer el sector privado y en esto desde el campo lo sentimos así”. “En realidad no es el tema retenciones solamente, porque a las provincias pecuarias también nos impacta la gran presión impositiva que tenemos sobre el sector, presión de parte de los tres estados: Nación, Provincia y Municipio”, sentenció.
 
Desde CRA se hizo referencia al desdoblamiento cambiario en el país, ya que explicaron que exportan productos a precio dólar con un valor cercano a 40 pesos –sumando la quita de retenciones- mientras que tienen que comprar insumos a un dólar que supera los 80 pesos.
 
Lamentablemente el campo no da más, cuando hablamos de que la rentabilidad es 0, estamos en un total de acuerdo. No tenemos una soja cerca de 600 pesos como fue en algún momento sino que tenemos una soja cerca de 200 pesos, no tenemos las condiciones de productividad y estamos ante una seca terrible, sumado a lo anterior es lo que se le expresó al gobierno nacional para que entienda y encontremos un punto de equilibrio que satisfaga tanto al sector agropecuario y al estado”, dijo.
 
Consolani aseveró también que consideran que la medida “tienen más de ideológico que económico”, ya que este aumento de tres puntos más sobre los 30 que ya tenía la soja “no tiene un gran alcance económico, son alrededor de 470 millones de dólares que va a recaudar Argentina, no es nada para un país”.
 
A la vista está el conflicto Nación-Campo, aunque desde el propio gobierno dijeron que no van a negociar y que “el campo quiere ganar siempre”.
 
Nunca vamos a perder la instancia del diálogo, vamos a seguir tratando de que el gobierno entienda que el campo no da más. Indudablemente si esto continúa van a haber medidas que van a continuar, que van a ser seguramente más largas en el tiempo, pero no es nada satisfactorio tener que salir con una medida de esta naturaleza”, dijo Consolani.
 
A la vez, aceptó que “esta medida de fuerza no tiene un impacto económico, tiene más una cuestión simbólica, pero es el comienzo” y dijo que fue como respuesta a un pedido de las bases, “bases que son nuestros productores agropecuarios que están cansados que el 70% de todo el segmento importante productivo del país son pequeños y medianos productores que realmente hoy con estos valores más los impuestos y presión del estado se tiene rentabilidad negativa”.
 
Son recetas ya probadas que no han dado resultado y vuelven a instalarse como una medida de salvación. Con tanto aporte que se hizo, nosotros no vimos el beneficio a los ciudadanos”, cerró el representante regional en CRA.