Sábado, 15 Diciembre, 2018 - 20:30

Siempre lo sostuve
Por Esteban Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Porque es de manual. Cuando un juez que no tiene ninguna ligazón con la justicia y menos con la verdad, como el caso de Bonadío, que muestra sin pudor que todas sus acciones y decisiones son políticas, traer a juicio a los protegidos es una excelente estrategia.
 
Se hace una parodia de juicio. Se buscan testigos que exculpen a los bandidos que se protege. Se dicta el sobreseimiento y el tema se convierte en “cosa juzgada” como para que en el futuro no se pueda volver a investigar. La “falta de mérito” puede ser un escalón previo.
 
La prensa corporativa, en este caso el diario Perfil, entre otros, prepara a la sociedad titulando “Despuésde la indagatoria, Bonadío se encamina a salvar a la familia Macri”.
 
Es también parte de otra estrategia: que cuando se concrete, la sociedad lo tenga asumido como que eso ya pasó. Es noticia vieja. Entonces el impacto es menor y los vaciadores de país, los que verdaderamente “se robaron todo” salen indemnes.
 
Hasta dónde será el compromiso político de Bonadío con Macri, y cuán lejos llegan sus sentencias políticas libres de derecho que hace unos pocos meses este simulacro de juez afirmara: “Si Macri no gana el año que viene, termino preso”.
 
Uno de los grandes respaldos tanto de Macri como de Bonadío es la mayor corporación mediática que comanda Héctor Magnetto y que ha recibido de ambos todo tipo de favores tendientes a la mayor concentración de medios y poder que reconozca nuestra historia.
 
Ahora bien. Nadie puede garantizar que luego de haber destruido la calidad de vida de no menos del 70% de los argentinos en tres años, esta sociedad, más allá del encomiable esfuerzo mediático por seguir insuflando odio y mentiras, siga creyendo que éste puede ser un gobierno que favorezca a las mayorías.
 
Es más, ni siquiera las tendenciosas y mentirosas encuestas que dan a Macri como con alguna chance de competir en 2019 ayudarán a contrarrestar la conciencia colectiva del enorme daño y retroceso que significó para esas mayorías creer que "el cambio", por el cambio mismo sería un lanzamiento a mejorar aún más la calidad de vida. Aún más de lo que había mejorado desde aquel pavoroso incendio del 2000/2001.
 
Y sí, Bonadío terminará preso. Preso en el marco de la Constitución, las leyes y la Justicia.