Viernes, 28 Febrero, 2020 - 19:06

Se hizo pasar por cliente de un banco, dijo que tenía una bomba y robó $100 mil

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Ocurrió este mediodía en una sucursal del Banco BBVA Francés en Barracas. El ladrón está prófugo.
 
Un delincuente que amenazó con detonar una bomba robó este mediodía 100 mil pesos de una sucursal del Banco BBVA Francés en el barrio porteño de Barracas. El hombre se fugó y es buscado intensamente por la Policía de la Ciudad.
 
Todo comenzó cerca de las 12.15 de este viernes. A esa hora el ladrón ingresó a la sede bancaria ubicada en la calle Martín García al 700, en la esquina con Gaspar Melchor de Jovellanos.
 
Una vez adentro se hizo pasar por un cliente. Sacó su número para ser atendido y luego se dirigió a la línea de cajas. Todo parecía normal, pero cambió cuando uno de los empleados del lugar lo recibió. En ese entonces, el delincuente lo amenazó con un supuesto artefacto explosivo.
 
Le mostró al empleado un papel con un mensaje que decía que si no le daba el dinero haría detonar la bomba que tenía dentro de una bolsa que llevaba a mano. Le pasó la nota por debajo del cristal que separa a los clientes para amedrentarlo y tratando de no llamar la atención.
 
La inesperada acción asustó al empleado, que decidió darle el dinero que tenía a mano. Finalmente, el ladrón logró llevarse alrededor de 100 mil pesos y huyó, dejando en el lugar la bolsa, que efectivamente contenía un objeto. Era un elemento cilíndrico envuelto en diario, de 30 centímetros de alto y con forma de aerosol.
 
Más tarde, personal de la Brigada de Explosivos constató que no se trataba de un artefacto explosivo.
 
La causa recayó en la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 32, a cargo de la doctora Ana Yacobucci.
 
La falta de violencia en este asalto va a contramano de los otros robos ocurridos en Capital y Gran Buenos Aires a lo largo de los últimos meses. Por ejemplo, el que sucedió el 31 de enero pasado, cuando se produjo un tiroteo en una sucursal del Banco Nación en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. Ese hecho tuvo un desenlace fatal. Un cajero, Germán Chávez, de 31 años, fue ejecutado de un balazo en la cabeza.
 
El crimen se produjo cuando una banda de al menos cuatro delincuentes armados irrumpió en la entidad durante el horario de apertura al público, tras bajarse de un auto modelo Renault Fluence. Al cruzarse con los empleados de la entidad en la zona de cajas, les exigieron el dinero. En ese momento, decenas de personas esperaban ser atendidas.
 
Chavez pretendió alejarse e intentó forcejear, y allí uno de los delincuentes le disparó.
 
Pero todo no terminó allí. En la puerta de la sucursal había un efectivo de la Policía Federal que se encontraba casualmente haciendo la fila en el área de cajeros automáticos. El policía dio la voz de alto y comenzó la balacera, ante lo cual los ladrones huyeron, a bordo de otro vehículo que estaba estacionado a unas pocas cuadras.
 
Por este caso hubo al menos dos detenidos, entre ellas una mujer policía acusada de encubrimiento.
 
 
Fuente: 
Infobae