Sábado, 29 Febrero, 2020 - 21:50

River empató con Defensa y llega a la última fecha con mínima ventaja sobre Boca

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El líder de la Superliga, River Plate, empató esta noche ante Defensa y Justicia 1 a 1 como local y quedó con un punto de ventaja sobre su escolta Boca Juniors, a falta de una fecha para la definición del título.

El conjunto de Florencio Varela, al mando de un ídolo riverplatense como Hernán Crespo, demostró una admirable personalidad en un partido que pasó a ganar a los 23 minutos del primer tiempo con un tanto de Juan Martín Lucero, tras asistencia de Francisco Pizzini.

El colombiano Juan Fernando Quintero, ingresado al comenzar la segunda etapa, estableció a los 19 minutos la igualdad definitiva, que dejó al equipo de Marcelo Gallardo con la obligación de ganarle de visitante a Atlético Tucumán, el sábado próximo a las 21, para asegurarse el título oficial número 67 de su historia.

En simultáneo, Boca (45 puntos) será local ante el Gimnasia y Esgrima La Plata de Diego Maradona con la ilusión de un favor del "Decano" para arrebatarle la corona a su máximo rival.

La posibilidad de un desempate por el título sólo se dará en caso que River pierda en Tucumán y Boca empate con Gimnasia.

Con entusiasmo y determinación, River quiso imponer condiciones al comenzar el partido pero Defensa y Justicia se acomodó pasados los cinco minutos iniciales hasta invertir los roles del juego para el asombro de las 70 mil personas presentes en el Monumental.

El "Halcón" de Florencio Varela desactivó todos los circuitos "millonarios" y jugó como habitualmente lo hace River: con presión alta, precisión para triangular y un ataque ancho que le permitió encontrar espacios en ofensiva.

El primer acierto de Crespo, que finalmente puso lo mejor en cancha, sin especular con el histórico debut en la Copa Libertadores ante Santos de Brasil, fue neutralizar a los laterales de River con Guido Mainero por la derecha y Marcelo Benítez en la izquierda.

A esa tarea de contención se sumaron con mucha inteligencia los dos mediocampistas internos, Nelson Acevedo y Neri Cardozo, sabios para marcar y distribuir la pelota a dos toques.

River, entonces, quedó descolocado, sin diálogo futbolístico entre sus volantes y con los delanteros estirados del resto del equipo.

El mal talante del "Muñeco" Gallardo al promediar la mitad de la parte inicial anticipaba lo que iba a llegar: la apertura del marcador con una aparición de Lucero a espaldas de los centrales, tras un centro-pase de Pizzini en una jugada que se originó de un recupero en ataque.

Lejos de inhibirse, Defensa fue por más y por momentos marcó una superioridad sorprendente que estuvo cerca de traducirse en la ampliación del marcador a los 30 minutos cuando Pizzini remató muy cerca del palo derecho de Franco Armani en una peligrosa acción dentro del área.

River sólo visitó una vez el área de Defensa en la primera etapa, con una llegada de "Nacho" Fernández y Gallardo no dudó en cambiar de esquema y nombres en el segundo tiempo, en busca de otro rendimiento colectivo.

Con el ingreso del colombiano Quintero por Javier Pinola, el módulo táctico pasó del 3-5-2 a 4-1-3-2 con tres creativos adelantados (Fernández y el uruguayo De la Cruz, los otros dos) para aumentar la producción de juego.

Esa variante produjo una reacción del equipo y del estadio. A los siete minutos, Gonzalo Montiel, en una versión más profunda que la del primer tiempo, exigió una gran respuesta de Ezequiel Unsain.

El arquero volvió a lucirse en un mano a mano con Ignacio Fernández a los 15m., cuando el partido ya entregaba una certeza: un desarrollo completamente distinto al de los primeros 45 minutos.

A Defensa le costó sostener el dominio y su postura fue la de replegarse para salir con velocidad. Esa idea se vio reflejada cuando Crespo reemplazó al lesionado Pizzini por un "ligerito" como Nahuel Barrios.

Gallardo hizo su última apuesta al renovar la delantera (Lucas Pratto y Julián Álvarez por Scocco y Suárez) y de inmediato llegó el penal a favor por una ¿infracción? de Adonis Frias sobre De la Cruz.

Quintero logró la igualdad y el Monumental estalló como en los goles decisivos por Copa Libertadores. River quedó bien parado para la búsqueda del segundo tanto, que Pratto tuvo a los 22 minutos con una definición de derecha bloqueda por Unsain.

El cambio del paraguayo Braian Ojeda por Lucero en Defensa tuvo como objetivo recuperar la articulación de un equipo que se quebró por cansancio en la mitad de la cancha.

Y ciertamente dio resultado porque Defensa logró salir del asedio de River y hasta volvió a contar con chances para llevarse la victoria, dos con Marcelo Benítez como protagonista y otra con el "Perrito" Barrios.

River se apagó en los minutos finales y se resignó a reducir su ventaja en la punta, por lo que ahora deberá ganar en Tucumán para no depender de nadie y completar la docena de títulos en el ciclo del "Muñeco" Gallardo. Esa final en el Monumental José Fierro la jugará tres días después de su debut en la Copa Libertadores ante Liga Deportiva Universitaria en la altura de Quito, seguramente con suplentes.

Pulsa aquí para comentar en Facebook