Viernes, 4 Octubre, 2013 - 09:19

"Riquelme es el mejor jugador de la historia de Boca"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la previa al partido con River, el Virrey afirma: “Ir al Monumental con Román en el equipo es una tranquilidad”. El DT además se queja de las lesiones, pero asegura: “Lo del domingo va a ser muy lindo, ojalá que nos vaya bien”.

Uno es el otro y a la inversa. Se pertenecen. Se quieren. Por momentos, uno es el entrenador más exitoso de la historia del club. El otro, en muchas tardes, se viste de enganche mágico para alegrar a los corazones. Pero los dos son una misma idea. Carlos Bianchi y Juan Román Riquelme abrazan su relación y su historia. En su dupla, el hincha de Boca encuentra su bandera de refugio contra todos.
 
Entonces, uno, el Virrey , decide ofrecerse a la charla para homenajear al 10, que acaba de romper su récord de presencias en la Bombonera. Lo hace en exclusiva con Clarín, en la semana más especial para ambos. De la marca histórica de Román al Monumental, sin escalas. De la mano, porque Bianchi y Riquelme viajan en el mismo barco.
 
-¿Qué es Román para usted?
 
 
-Son muchos en uno. Román tuvo diferentes épocas y siempre expuso la misma manera de jugar al fútbol. Yo lo agarré de muy chico. Era un jovencito de 19 años cuando lo conocí y ahora es un referente de 35. Tengo un enorme respeto por la responsabilidad que le ha llevado el hacer una carrera como la que hizo.
 
-¿Y qué cambió del Román joven al que tiene actualmente?
 
 
-Cuando lo conocí era un chico joven, con mucho para demostrar. Él tuvo referentes muy maduros que le permitieron sacar lo mejor de su fútbol. Los referentes del primer Boca que tuve le mostraron el camino. Y Román ya hacía lo que todos sabemos que hace con una pelota. Eso hizo las cosas mucho más fáciles para el equipo y para él.
 
-¿Y hoy?
 
 
-Hoy es un referente importantísimo. Le marca el camino a los más jóvenes. El los aconseja y les dice lo que hay que hacer y lo que no. Eso es invalorable para un entrenador. Hoy hay un plantel con muchos chicos y Román les enseña. Eso es muy importante para que puedan crecer y desarrollarse con comodidad.
 
-¿Al fútbol se juega como lo hace Román o como lo hace Gago? ¿Ese es el fútbol ideal?
 
 
-El fútbol ideal no existe. En el fútbol todos tenemos razón y a la vez no la tenemos. Cada uno tiene la suya. Y hay que aceptar a los que piensan diferente en el fútbol, yo aprendí eso. Puedo decir que tener a un jugador como Riquelme es ideal. Es inteligente para organizar el juego. A los 19 años ya manejaba a un equipo entero. Román sabe todo lo que hay que hacer adentro de una cancha. Sabe que no es lo mismo darle la pelota a un jugador rápido que a uno más lento. Al tipo rápido se la tira a correr, para que saque ventaja. Y al lento, fuerte y al pie, para que pueda sacar provecho en el control. El utiliza a los compañeros para brindarle soluciones al equipo. Para los desmarques, para encontrar los pases y para generar situaciones de gol. En el fútbol es difícil encontrar a esos jugadores. No es lo mismo gambetear que organizar el juego.
 
-¿Por qué los técnicos han dejado de utilizar a los enganches?
 
 
-Cada uno tiene su pensamiento. Algunos juegan de otra manera y eso hay que aceptarlo. Es un puesto para un jugador creativo. Riquelme está buscando algo nuevo en la cancha todo el tiempo. Hay que saber que los jugadores esos están para crear, para pensar distinto a lo que piensan otros. Yo jamás le hubiera pedido a Román que corra al volante rival. Yo lo necesito fresco para que la pelota llegue a sus pies y el equipo pueda inventar algo en la ofensiva. Y en eso es inigualable.
 
-¿Riquelme es el mejor jugador que dirigió?
 
 
-Es una pregunta difícil. No me la tenés que hacer. Yo te pregunto. ¿Querés más a tu papá o a tu mamá?
 
-Los quiero a los dos, Carlos.
 
 
-Bueno, es lo mismo. Siempre vas a quedar mal con alguno. Si yo lo digo, quedo mal con un montón de jugadores muy buenos que dirigí en mi carrera. Riquelme es el mejor jugador de la historia de Boca, eso seguro. El más importante. Es muy grande, le ha dado mucho al hincha desde que comenzó en el club. Ahora ha logrado su récord en la Bombonera y va a jugar un montón de partidos más. Yo creo que el hincha tiene que ser agradecido cuando tiene jugadores como Román.
 
-¿Qué pensaba cuando comenzó su ciclo y Román no estaba? ¿Creía que iba a volver?
 
 
-Yo no lo sabía. Cuando hablé con el presidente, en mi llegada al club, le pregunté por la situación de Román. Me la explicó y dije que quería tenerlo. Después, el jugador no se puso de acuerdo con los dirigentes y no pude contar con él. Luego, cuando el jugador me llamó para volver, dije que lo quería, claro. Uno siempre quiere tener a uno como él en su plantel. Y es una suerte que Román haya vuelto. El fin de semana, un pase suyo abrió el partido con Quilmes. Mire si será importante tenerlo.
 
-¿Y cómo puede ser que haya habido técnicos que no lo valoraron igual?
 
 
-Cada uno piensa distinto. Yo solamente puedo decirle cómo pienso yo. Mire, todos pensamos que Marilyn Monroe fue la mujer más linda. Y, sin embargo, hubo maridos que la dejaron. Hay gente con gustos diferentes. Hay que aceptarlos. Otra cosa no podemos hacer.
 
-¿Va a ser un respaldo cuando mire a la cancha y lo tenga el fin de semana contra River?
 
 
-Ir al Monumental con Román en el equipo es una tranquilidad. Es un partido difícil y lindo. Contra un rival muy importante. El que todos quieren ganar. Y tener gente de experiencia, claro que a uno le viene bien. El sabe de esto.
 
-¿Y si él lo mira a usted qué va a ver?
 
 
-A un técnico muy preocupado por los lesionados que está teniendo. Cada partido tengo que modificar el equipo. Es algo que me tiene muy preocupado. Todas las semanas tengo un desafío para poder ordenar las fichas otra vez. Y la previa del partido ante River no fue la excepción.
 
-¿Dirigir un Superclásico con Román en la cancha fue uno de los motivos para volver de la siesta?
 
 
-Yo me desperté de la siesta por mis ganas de dirigir. Yo soy esto, un técnico. Tenía ganas de volver a vivir un montón de cosas. Y lo del domingo va a ser muy lindo. Ojalá que nos vaya bien. ¿Listo?
 
Bianchi sueña. Y, aunque ya no juegue, tira paredes imaginarias con el 10 que eligió para siempre.
Fuente: 
Clarin