Viernes, 9 Octubre, 2020 - 12:08

A río revuelto, justicia en la mira
Por: Aldo Daniel Ávila (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pensé dejar pasar la noticia, pero como vi que como éramos muchos los que permanecíamos en silencio y que, quienes nos representan, también, optaron por el mutismo decidí hacer, a título personal, el pertinente alegato hacia los últimos atropellos a que, como sociedad, hemos sido sometidos. 
 
Cuando se insiste en la vigencia de la institucionalidad no se trata de una mera cuestión ocasional o de frases hechas, es, precisamente, lo que mide la debilidad o fortaleza del sistema. En nuestro caso, de nuestro sistema representativo republicano y federal como la forma de gobierno que consagrara nuestra Constitución Nacional. 
 
En definitiva, en cualquier cuestión que tenga que ver con lo institucional, no puede haber grisuras. O es negro, o blanco. Nunca gris.
 
Por ello, asumo que estamos inmersos en un verdadero aprieto institucional que, en el caso de los abogados y jueces, se da en quienes los representan. 
 
Es imperioso que cumplan una función más representativa los Colegios de Abogados y las asociaciones que nuclean a Magistrados y Funcionarios. Si no, que expliquen la razón de su existencia.
 
En el Chaco se hizo un concurso de antecedentes y oposición para la designación de jueces federales en Resistencia y Pres. Roque Sáenz Peña. 
Por la ciudad capital el Dr. Gustavo DALHGREN fue, por lejos, quien obtuvo el primer lugar en la orden de mérito. Más aún, tenía dictamen favorable de la Comisión de Acuerdos del Senado.
 
Sin embargo, quien recibiría el aval del Presidente de la Nación para su aprobación y posterior designación como Juez Federal Nº 2 de la ciudad de Resistencia, sería el Dr. Ricardo MIANOVICH.
 
¿Cuáles son los méritos acumulados de este profesional? Ser primo o primo hermano del Señor Gobernador de la Provincia, pese a haber quedado lejos en la contienda académica y ser superado, por lo menos, por cuarenta puntos por el Dr. DALHGREN.
 
Pero, seguramente, y a pesar de este escollo que, sería insalvable en una democracia sensata, MIANOVICH será el próximo juez federal de Resistencia.
 
Es indudable, también, que la clase política cumple su función de manera impecable no dando respuestas a lo que prometieran cuando ganaran sus bancas o cargos. 
 
Presos de esa mediocridad estamos viviendo la crisis de la democracia. Y esa clase política más que onerosa y egoísta debería hacer honor a las enormes dietas que les permite transcurrir una cuarentena perniciosa, sin el menor sobresalto e incumpliendo compromisos, por el que son bien pagos. 
 
¿Por qué hago esta reflexión? Muy sencillo.
 
¿Alguien escuchó o leyó algún comunicado del Colegio de Abogados de cualquiera de las seis (6) circunscripciones judiciales que tiene la provincia, repudiando el modo grosero en que se avanzara sobre la justicia y consecuente designación de magistrados federales?
 
¿Lo hizo la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Chaco?
 
¿Lo hicieron los políticos de la oposición en bloque, marcando una uniformidad?
 
Aquí no pasó nada.
Esto es falta de respeto a lo institucional como lo es un concurso de antecedentes y oposición que fuera ganado en forma transparente y legítima por quien resultara el mejor preparado para el cargo.
 
Es la más pura demostración de cómo, lejos de empoderar a la sociedad fomentando una mayor conciencia ciudadana, se privilegia la comodidad del cargo que les toca ocupar, callando y, por ende, otorgando. Una verdadera inmoralidad.
 
Ya no interesa prepararse, superarse y someterse a un concurso creyendo en la transparencia de los procesos previstos a dichos fines. Es mejor tener contactos, amigos o parientes. 
Y si esos contactos, amigos o parientes están en el lugar indicado, en el momento justo, tantísimo mejor.
 
Es nuestra meritocracia. 
 
A pesar de no tocarnos tan de cerca debería haber ocurrido lo mismo con el despropósito que se cometiera contra la Dra. Alejandra LÁZZARO quién –como DALHGREN- resultara primera en otro concurso y se optara por avalar al juez federal Daniel BEJAS cuyo principal capital intelectual y académico es ser amigo del gobernador tucumano Juan MANZUR a quien favoreciera en causas sensibles. 
 
Nada se escuchó por estas tierras ni siquiera del sector supuestamente feminista, en razón de que la Dra. LÁZZARO hubiera sido la primera mujer en ocupar un cargo relevante en la Cámara Nacional Electoral, siempre manejada por varones.
 
Los Colegios de Abogados exteriorizan un período conflictivo donde es imposible llegar a una posición de consenso. Han perdido el prestigio y gravitación que los caracterizara en otros tiempos, en que la política no era vista como un extraordinario y seguro medio de vida. 
 
Épocas en que se discutían valores e ideas. Actualmente en vías de extinción.
 
La Asociación de Magistrados y Funcionarios, siempre timorata, nunca se saldrá de su libreto. 
Jamás nos sorprenderá con comunicados que excedan una posición políticamente correcta que no significa tener una reacción adecuada, cuando lo que está en juego es, precisamente, la justicia que ellos representan.
 
Es insufrible ver que la exclusiva discusión que los unifica es la salarial. Que su presencia, se ha convertido en tristemente simbólica.
Hoy más que nunca, aferrados al trabajo remoto y sin aportar ideas que mejoren el precario servicio de justicia que ofrecen.
 
La clase política (oposición) mide cada palabra, no sea cosa que terminen escupiendo contra el viento.
 
En este desamparo que nos hacen padecer, vemos que nadie irá más allá de su indiscutible metro cuadrado. 
 
En este río revuelto, lo alarmante es que a nadie le preocupe, que muchos se siguen saliendo con la suya y a cara descubierta.
 
(*) Abogado.