Lunes, 4 Mayo, 2020 - 09:40

Riña callejera terminó con detenidos que generaron caos en la comisaría Segunda de Fontana

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pasadas las 22 una riña callejera en el barrio 57 Viviendas de Fontana terminó con un desorden de detenidos en la comisaría Segunda de la mencionada localidad. Debió intervenir las comisarías Primera, Tercera de Fontana, Infantería, la División C.O.M y Bomberos.
 
Un grupo de unas diez o doce personas, se encontraban propinándose golpes de puño y patadas, algunos de ellos con elementos contundentes, palos, ladrillos, entre otros.
 
Al notar la presencia policial, comenzaron a agredir a los agentes arrojando los objetos hacia el personal policial. Momento en el cual los agentes lograron identificar a uno de ellos. Quien, según el parte, se encontraba “totalmente alterado, fuera de control, aparentemente, bajo los efectos de sustancias alcohólicas y/o alucinógenas”. Agregaron que ya tenía sangre en su rostro, productos de los golpes que recibió en la riña.
 
Los agentes lograron calmarlo pese a la actitud hostil y agresiva del joven. El hombre manifestó que fue agredido por otros sujetos e identificó al mismo, un joven de 24 años.
 
Éste fue uno de los que instó a agredir a los agentes y quien, según consigna el parte policial, vociferaba: “que vienen a hacer ustedes a mi casa! ¡gatos de mier**! recién me pegaron y ustedes vienen a mi casa a agredirme, pero a mí no me van a asustar. no les tengo miedo! ¡no van a entrar a mi casa hi**de p**! manga de gatos!”. 
 
Los efectivos ingresaron al domicilio y ante la resistencia que opuso el joven se hizo uso de la fuerza para lograr reducirlo y colocarle esposas. El joven fue trasladado y llevado a la División de Medicina Legal para que lo examine el médico policial en turno para luego trasladarlo a la guardia de prevención de la comisaría Segunda de Fontana.
 
Además, cuando el joven ingresó a la celda, comenzó a gritar sabiendo que su padre y su hermano estaban allí alojados. Al hacerlo, alteró a los demás detenidos quienes en conjunto comenzaron a amenazar con prender fuego y cortarse, a la vez que propinaban patadas en el portón de ingreso, arrojando agua caliente en pasillos para que no se acerquen los efectivos. 
 
La situación se replicó en el sector lindante, de la otra celda denominada A1, allí los internos comenzaron a generar caos que se replicó en toda la comisaría. 
 
Los agentes debieron solicitar colaboración de Bomberos, Infantería y División COE, quienes finalmente lograron contener la situación y normalizar la alteración de los internos.