Sábado, 17 Agosto, 2019 - 11:55

Rescatistas denuncian que la situación a bordo del barco Open Arms es insostenible

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La situación a bordo del barco Open Arms es insostenible y sus ocupantes corren el riesgo de vivir una tragedia, advirtieron hoy los trabajadores humanitarios que desde hace 17 días están a bordo de la nave junto a más de un centenar de migrantes, a la espera de que Italia les permita desembarcar. 
 
"La situación está fuera de control. Escapa a nuestra capacidad", aseguró el fundador de Open Arms, Óscar Camps en un vídeo grabado desde una lancha frente al buque rescatista de la ONG española.
 
"A partir de hoy no nos podemos sentir responsables ni garantizar la seguridad de las 134 personas ni los 19 voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el Open Arms, porque ya es imposible mantener la calma. En cualquier momento se desata una acción colectiva y no podremos detenerla", advirtió, citado por le agencia de noticias EFE.
 
El pedido desesperado de Camps generó la reacción de la Justicia italiana, que desde ayer investiga un presunto delito de secuestro de personas y que hoy ordenó una inspección del buque para constatar las condiciones higiénicas y sanitarias en que se encuentran los pasajeros tras dos semanas hacinados en la cubierta. 
 
La Fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento dio la orden para que un grupo de médicos suba al barco a verificar la salud de esas personas, especialmente de los menores.
 
Después de haberse negado a permitir el desembarco en la costa de Italia, el viceprimer ministro, Matteo Salvini, anunció que permitirá solo el desembarco de menores y que lo hará en contra de su voluntad, según una carta publicada por el diario La Repubblica.
 
"Hago esto contra mi voluntad" y solo "porque me lo ha pedido el primer ministro", Giuseppe Conte, escribió Salvini en relación a "cerca de 30 migrantes" a los que dejará pisar tierra.
 
El permiso de Salvini, sin embargo, no llevará alivio a los rescatistas, que en sus últimas declaraciones advirtieron que el desembarco a "cuentagotas" contribuye a empeorar el clima a bordo de la nave porque genera frustración. 
 
"Las evacuaciones en pequeños grupos han hecho que aumente la rabia y la frustración de los que siguen a bordo, que piden constantemente ser evacuados", explicó un psicólogo de la ONG, Alessandro di Benedetto, en declaraciones al diario español El País.
 
Di Benedetto agregó que a medida que pasan los días, la situación se torna más grave. 
 
Aseguró que en las últimas horas ha habido "comportamientos agresivos" entre algunos pasajeros presos de la desesperación, que "se ha producido un intento de suicidio" y que "un grupo de pasajeros intentó tirarse al mar". 
 
El Open Arms se encuentra cerca de la isla italiana de Lampedusa. 
 
Hace dos semanas rescató a 147 personas en el mar Mediterráneo, cerca de Libia, y luego ganó una batalla legal para ingresar en aguas territoriales italianas, pese a la prohibición de Salvini, quien se aferra a una resolución que prohíbe el atraco de barcos rescatistas en los puertos italianos.
 
El jueves, España, Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y Rumanía accedieron a recibir algunos migrantes una vez que pisen tierra. Sin embargo, la prohibición de Salvini mantiene a la mayoría de los pasajeros arriba de la nave.
 
El mismo día, una lancha de la Guardia Costera italiana llevó a la costa a nueve migrantes, algunos de los cuales fueron desalojados por motivos psicológicos. El viernes, otras cuatro personas fueron trasladadas por motivos de salud. 
 
A bordo del Open Arms hay personas de varias nacionalidades, entre ellos sirios, magrebíes y sudaneses que escapan de la violencia o la persecución política en sus países.