Miércoles, 8 Enero, 2020 - 18:16

Rescate de una foca: pensaron que estaba tomando sol en las rocas, pero necesitaba ayuda

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Ocurrió la semana pasada en una playa de Inglaterra. A simple vista, quienes la vieron pensaron que estaba bien, tomando sol en unas rocas, hasta que pasados unos minutos advirtieron que la foca estaba en problemas y necesitaba ayuda.
 
Después de ser alertados sobre la situación del animal, los rescatistas de St. Mary's Seal Watch fueron inmediatamente a evaluar la situación. Asumieron que la foca había estado tratando de cruzar las rocas, cuando accidentalmente se deslizó hacia atrás y terminó atrapada. Definitivamente estaba encajada allí, y todos sabían que iba a tomar mucho tiempo y trabajo liberarla nuevamente. "Es probable que después de haberse asustado e intentando cruzar las rocas desde donde descansaba, el cachorro juzgó mal el agujero que intentaba atravesar y se deslizó hacia atrás. Cuando se encontró, estaba orientado con solo su cabeza fuera del agujero", explicaron los voluntarios que participaron en el rescate.
 
 
Y así fue que, cuando los rescatistas se reunieron a su alrededor, la pequeña foca esperó pacientemente, observando a todo un equipo trabajando para ayudarla. Primero, los rescatistas se aseguraron de que el animal no pudiera deslizarse más adentro del agujero, y luego trataron de idear un plan para sacarla suavemente. "Incluso a temprana edad, las focas son muy pesadas, tienen dientes extremadamente afilados y su mordida es peligrosa. No podríamos simplemente sacarla, ya que esto podría provocar lesiones al animal o a nosotros".
 
Afortunadamente, muchos tenían experiencia en situaciones similares. Después de envolver su rostro en una toalla para reducir las lesiones y el estrés, cuidadosamente metieron las manos en el agujero y la levantaron muy suavemente, liberándola por fin. Cualquiera que haya visto una foca, sabe que se mueve transfiriendo su peso hacia adelante, por lo que el objetivo del equipo de rescate era replicar esa acción. Al envolver su cara y mandíbula para reducir el estrés del animal y evitar que los mordiera, los voluntarios pudieron bajar las manos por el agujero y, utilizando un método de elevación del paciente, maniobrar suavemente.
 
Para sorpresa y deleite de todos, la foca parecía estar completamente ilesa. Sin embargo, los rescatistas la revisaron rápidamente, y una vez que quedó claro que estaba sana y sin lesiones, la liberaron nuevamente en la naturaleza. "Afortunadamente, esta pequeña fue visto temprano y con voluntarios en el lugar pudimos rescatarlo rápidamente", escribió el líder del equipo de rescate.
 
Fuente: 
La Nación