Martes, 18 Junio, 2013 - 18:36

sociedad 1.1
sociedad
"Renzo quiere vivir y lo demostró en estos dos años y medio de vida"

"todos seamos donantes"

Belén Antonelli, mamá del nene trasplantado de corazón, se mostró confiada por la pronta recuperación de su hijo y pidió concientizar a la sociedad para que "todos seamos donantes"

 

Renzo Salvatore Antonelli, el niño correntino de dos años que fue trasplantado del corazón en el Hospital Pediátrico Garrahan, sigue mejorando y ya comenzó a ingerir alimentos por boca.

Su madre, Belén Antonelli, se refirió hoy a la evolución de su hijo y sostuvo que, a pesar de su mejoría, el proceso de recuperación continúa y “habrá que cuidarlo mucho”.

“Va a andar bien. De ahora en más empieza la etapa de actividad kinesiológica, de recuperación. Y los controles con sus medicamentos”, sostuvo la mujer en declaraciones televisivas.  

En un primer momento, luego de su intervención, el órgano no respondía de la manera que se esperaba, pero con el correr de los días la situación cambió para mejor. “El corazón ya se adaptó. Nunca hubo rechazo, lo que le costó fue adaptarse”, explicó Belén.

“Los médicos nos decían que el corazón le quedó chico en el sentido de que tenía una demanda que ese corazón no podía dar”, sostuvo.

Hoy, la mamá de Renzo subió una emotiva foto que la muestra feliz junto a su hijo, tras haber pasado un largo período de incertidumbre con respecto a su salud.

“El quiere vivir y lo demostró en estos dos años y medio de vida. Superó todo, algunas cosas le costaron más, otras menos, pero él quiere vivir”, remarcó Antonelli.

Por último, agradeció a los médicos y enfermeros que estuvieron detrás de la recuperación de Renzo y llamó a la sociedad a solidarizarse con las cientos de familias que esperan un órgano vital para mantener las esperanzas de vida de sus seres queridos: “Seamos  un poco más consientes, difundamos la donación de órganos y todos seamos donantes”, pidió.

Ayer, Haroldo Antonelli, el padre del menor, desde su cuenta en la red social Facebook, la cual utilizó el último año como uno de los medios de contactos para informar sobre el estado del niño a miles de personas que se solidarizaron con él.

"Renzo solo tiene una bigotera y un solo drenaje, después de haber tenido cuatro. Empezó a comer gelatina y flan. Tiene mucha sed", reveló el joven correntino que desde hace un año acompaña a su hijo el Hospital Garrahan, en el barrio porteño de Parque Patricios.

 

Fuente: 
Infobae.com
Autor: 
Periodista