Domingo, 12 Enero, 2014 - 20:03

Recuperar el estado tras comilonas y brindis: chau excesos, a bajar de peso

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Al contrario de lo que se cree, las temperaturas altas, los días más largos y las vacaciones son una buena combinación para dedicar más atención a comer bien y hacer actividad física, dos aliados para bajar de peso.
 
Según el doctor Silvio Schraier (MN 57.648), director de la Carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA, precisamente es esta, una ocasión excelente para hacerse amigo de las frutas y verduras.
 
"Es época de frutas refrescantes como la sandía, el melón, el durazno, que proporcionan vitaminas, minerales, azúcares saludables y líquido en forma natural", sostiene y destaca el valor de las ensaladas. "Condimentadas con aliños de limón, vinagre o aceto y hierbas, son uno de los platos ganadores del verano".
 
En relación a las carnes, se recomienda una porción del tamaño de la palma de una mano por día, es suficiente. Los almidones como una papa o batata, o cereales como el arroz o el trigo, aún en forma de pastas, ocupando medio plato, tiene un rol como aportador de energía, en una de las comidas del día.
 
Respecto de las bebidas, Schraier recomienda evitar el abuso de las saborizadas. En cuanto a las alcohólicas, advierte: "Beber una cerveza fría puede ser refrescante, pero suma gran cantidad de calorías que pueden evitarse, optando por agua fresca, con o sin gas", agrega el Dr. Schraier.
 
Cambio de hábito
 
Bajar de peso sin cambiar de chip en lo que hace a la alimentación y el ejercicio va a llevar a un efecto rebote en la mayoría de los casos.
 
En cambio, introducir pautas sencillas y eficaces para el manejo de peso permite lograr resultados duraderos". "No se trata de ayunar ni de matarse en el gimnasio. De hecho, ambas conductas serían peligrosas, ya que podrían llevar a una descompensación.
 
Lo ideal es adoptar medidas que pueden continuarse en el tiempo, tales como hidratarse bien (bebiendo seis o más vasos de agua al día), evitar las comidas grasosas, preferir los vegetales y frutas, y moverse, siempre en forma inteligente", asegura el nutricionista.
 
Por otro lado es ridículo concluir que olas de calor obliga a quedarse quieto. Una caminata diaria de 30 minutos a paso medio o rápido, muy temprano o a la noche, es todo lo que hace falta para mantenerse activo pese a las altas temperaturas, y sin poner en riesgo la salud.
 
También es importante tomar mucho líquido antes, durante y después de hacerlo y, sobre todo, no salir en ayunas, porque está comprobado que así se pierde masa muscular y no grasa.
 
En tal sentido las opciones son varias. "Todo ejercicio aeróbico es útil: caminar, correr, trotar, nadar, bailar, andar en bicicleta, entre 30 y 60 minutos por día, todos los días", concluye el doctor Schraier.
 
La llegada del verano es un momento óptimo para incorporar hábitos saludables que permiten el descenso de peso, en especial tras los clásicos excesos alimentarios que se cometen en las Fiestas. Cuando el cambio de aire también es una oportunidad para renovarse.
 
No se trata de ayunar ni de "matarse" en el gimnasio. Ambas conductas podrían llevar a una descompensación. Lo ideal son medidas que perduren en el tiempo.
 
Beber una cerveza fría puede ser refrescante, pero suma gran cantidad de calorías que pueden evitarse, optando por agua fresca, con o sin gas.
 
Aguas y frutas, antídotos contra el calor
 
El comienzo de año es una oportunidad para adoptar medidas que favorecen el control y el descenso de peso corporal. Beber más agua, ingerir al menos cinco porciones diarias de vegetales y frutas, caminar o ejercitarse todos los días son algunas de las estrategias que más rinden a largo plazo.
 
Al contrario de lo que se cree, las temperaturas altas, los días más largos y las vacaciones son una buena combinación para dedicar más atención a comer bien y hacer actividad física, dos aliados para bajar de peso.
 
Época de frutas refrescantes que proporcionan vitaminas, minerales, azúcares saludables y líquido en forma natural. Las ensaladas dan nutrientes beneficiosos y tienen pocas calorías.
 
Una caminata diaria de 30 minutos a paso medio o rápido, muy temprano o a la noche, es todo lo que hace falta para mantenerse activo pese a las altas temperaturas, y sin poner en riesgo la salud.
 
Hoy los restaurantes ofrecen opciones saludables, desde vegetales al vapor hasta carnes grilladas. Evitar postres cremosos y salsas con alta densidad calórica.
 
En relación a la carne, pensar una porción del tamaño de la palma de la mano por día, a la plancha, a la parrilla, al horno, escapando de frituras y cortes grasos.
 
Del desborde de calorías a un sentido común más saludable.
 
Habitualmente durante las fiestas que se desarrollan a fin de año, las comidas elegidas superan holgadamente las 2.500 calorías, cuando en realidad, lo normal para las mujeres es consumir 1.500 diarias, mientras que el hombre promedia las dos mil.
 
Por todo esto, expertos de diferentes corrientes del mundo de la nutrición coinciden en la necesidad de encontrar una dieta desintoxicante. Dieta que, fundamentalmente, pueda prescindir de azúcares refinados, saborizantes y condimentos artificiales.
 
Para esto, muchos apelan a las bondades del cada vez más popular té verde.
 
Tres litros diarios como mínimo, representan un efectivo depurante y además aporta vitamina C. Con una salvedad, por supuesto, esta dieta no debe superar los tres días ya que es considerada hipercalórica.
 
Asimismo, debe acompañarse con frutas, lácteos descremados y carne blanca. Por supuesto, también deben evitarse el azúcar, cafeína, carne roja y sal.
 
Lo importante es comprender que después de que la persona estuvo acostumbrada a comer sin límites, debe asumir que si no se predispone como corresponde, volver a la normalidad puede ser complicado.
 
Hábitos, constancia o disciplina, cualquier nombre sirve para encarar una dieta correcta. Régimen que debe considerar la masa corporal, estatura y sexo.
Fuente: 
Noticias Argentinas