Viernes, 27 Diciembre, 2013 - 09:59

Salud
Recomendaciones para la conservación de alimentos ante cortes de energía eléctrica

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En caso de interrupciones del suministro eléctrico, el Ministerio de Salud Pública, a través de la Dirección de Bromatología, brinda una serie de consejos sencillos para la conservación de alimentos que requieren del frío. Entre ellas, se destaca mantener cerradas las puertas de heladeras y freezers, ya que de ese modo los equipos mantendrán los alimentos fríos durante unas cuatro horas.

Las altas temperaturas inciden en la proliferación de bacterias y microbios que se reproducen en las comidas en mal estado y producen que aumenten los casos de enfermedades transmitidas por alimentos. A raíz de ello, la directora de Bromatología, Rosa Navarro, hizo especial énfasis que ante un corte de energía eléctrica, es necesario estar atentos a los alimentos que requieren del frío para su conservación.

Así, la especialista indicó mantener las puertas cerradas de los refrigeradores para que no “circule aire caliente en su interior” y los alimentos puedan mantenerse fríos por más tiempo. “Un freezer lleno mantendrá la temperatura por cerca de 48 horas y si está a medio llenar unas 24.  En cambio, si el congelador o freezer no está lleno, se recomienda agrupar los paquetes para que formen un iglú y así protegerse unos a otros, o colocar bolsitas de hielo sobre los alimentos”, aseveró.

Si el corte de luz se prolongara por más de cuatro horas, es importante colocar los alimentos en heladeras portátiles o en un recipiente hermético con hielo, “esta medida evitará el calentamiento de los alimentos por un tiempo hasta tanto puedan ser trasladados hasta otro refrigerador”.

Por otra parte, en el caso de los alimentos congelados debe comprobarse si existen cristales de hielo. "La comida en el congelador que parcialmente se descongeló, puede volver a congelarse sin peligro solamente si todavía mantiene cristales de hielo o su temperatura es menor a los 5ºC", puntualizó Navarro, a la vez que recordó que "en cualquier momento del año, los alimentos no deben ser descongelados a temperatura ambiente, si no que es necesario pasarlos a la heladera".

Finalmente, una vez que la energía regresa, será necesario evaluar cada alimento por separado y ante la duda, desecharlo. "Es necesario considerar que hay alimentos que se presentan perfectamente en su aspecto habitual y sin embargo pueden estar contaminados”, remarcó la directora, para luego indicar que los que están visiblemente deteriorados, tendrán mal sabor, mal olor, mal aspecto o fuera del habitual, entonces habrá que descartarlos.