Miércoles, 22 Enero, 2020 - 11:13

Crimen de Villa Gesell
“Quiero volver de a poco a la normalidad”, dijo el joven incriminado por los rugbiers

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pablo Ventura, el joven liberado anoche tras permanecer cuatro días detenido como sospechoso del crimen de Fernando Báez Sosa (19) en Villa Gesell, aseguró hoy que vivió un "momento muy difícil" por ser acusado de ese homicidio y dijo que tanto la policía como la Justicia lo trataron "muy bien" mientras permanecía encerrado en una celda de la DDI local.
 
"Estoy bien, me siento mejor, por suerte", dijo el joven de 21 años y oriundo de Zárate en declaraciones al canal de noticias C5N, quien recuperó su libertad anoche por orden del juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli.
 
Ventura dijo que vivió "un momento muy difícil" en la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Villa Gesell, donde permaneció detenido cuatro días, pero que tanto los policías como la Justicia local lo "trataron muy bien".
 
"No lo puedo creer, todavía no caigo", agregó el joven, tras lo cual confesó haberse apoyado "en los amigos, la familia, en todos los que me quieren" para poder sobrellevar los días de detención.
 
"Espero volver de a poco a la normalidad", agregó Ventura, tras lo cual dijo extrañar "mucho" a su mamá, quien quedó esperando su regreso en la ciudad de Zárate, donde viven.
 
"La extraño mucho, tengo una familia de hierro", dijo.
 
Sin embargo, el retorno a Zárate se verá postergado unos días más, ya que el juez Mancinelli ordenó que Ventura, y los diez rugbiers detenidos en el marco de la causa, sean sometidos a ruedas de reconocimiento mañana, el viernes y dos días más de la semana próxima.
 
José María Ventura, padre del joven, expresó en la misma entrevista que permanecerán en Gesell "todo lo que sea necesario" para que quede "totalmente claro que Pablo no tuvo nada que ver con todo esto".
 
El hombre insistió en su convencimiento que los rugbiers detenidos involucraron a su hijo a modo de "mal chiste".
 
"Después de pensar mucho, llegué a la conclusión de que los chicos no estaban sabiendo que habían asesinado a una persona, entonces dieron el nombre de Pablo Ventura haciendo un mal chiste", dijo el hombre, quien agregó que "estos chicos ni siquiera tenían una dimensión de lo que estaba pasando".
 
Luego agregó que se enteró por amigos y conocidos de la ciudad de Zárate que este grupo de jóvenes sometía a su hijo a una especie de bullying porque "cada pavada que hacían lo tomaban como una joda y decían 'fue Pablo Ventura', como un latiguillo".
 
Respecto al estado de su hijo, el hombre dijo que anoche lo vio "mal" de ánimo y que recién pudo dormirse pasada las tres de la madrugada, tras lo cual agradeció a los amigos y vecinos de Zárate "por el apoyo" que recibieron.
 
"Nunca pensamos que en Zárate nos querían tanto, que teníamos tantos amigos. Anoche en la calle nos daban aliento, nos aplaudieron, nos para la gente acá en el hotel, una señora me abrazó y se largó a llorar", afirmó José María Ventura.
 
Finalmente expresó sus condolencias a la familia de Fernando Báez Sosa y pidió que la investigación "llegue hasta el final".
 
Fuente: 
Télam

Notas relacionadas