Lunes, 19 Febrero, 2018 - 09:48

Pulsera inteligente: una nueva idea de Amazon para controlar a sus trabajadores

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un jefe virtual para supervisar la eficiencia, calidad y rentabilidad del trabajo de sus empleados. Esta es la idea que tiene el gigante de las ventas online, Amazon, con la adjudicación de dos patentes con las que quiere desarrollar una pulsera inalámbrica para monitorizar los movimientos de sus trabajadores en los almacenes logísticos de la compañía.

La compañía ha obtenido dos patentes para tal pulsera, aunque no está claro si Amazon piensa realmente fabricar el dispositivo de control y hacer que los empleados lo usen, indican desde La Nación.

Los almacenes de la compañía se llenarían de sensores que controlarían la ubicación de los productos, al tiempo que leerían las pulseras de los trabajadores de la compañía. La idea básica de esta patente consiste en reducir al máximo los errores y el tiempo perdido cuando el empleado del almacén se dispone a recoger un producto de la estantería. Estas pulseras contarían con un sistema de alertas hápticas mediante las cuales vibrarían con más o menos intensidad si la mano se acerca o aleja del producto a recoger, facilitando de esta manera el proceso al trabajador.

En tanto, el diario El País informó que la patente contempla que Amazon sabría en todo momento qué empleado en concreto está gestionando los productos, pero es fácil deducir que toda esta información permitiría también analizar rentabilidades, tiempos muertos y eficacia de los empleados. 

La parte más delicada de esta nueva patente es la que se refiere a la privacidad de los trabajadores y, en este sentido, un exempleado de la compañía que trabajó durante años en uno de sus almacenes reconoce en el New York Times haberse sentido cosificado “como un robot” y sostiene que un día cayó desmayado por agotamiento: “No hay tiempo ni de ir a mear”, explica. Este trabajador detalla que si no se cumplen los objetivos “te despiden”, y su periplo en la compañía terminó años más tarde cuando decidió dejarla por cuestiones de salud al sentirse “quemado”.

Según el medio español, esta patente vuelve a poner sobre la mesa el creciente protagonismo de los wearables y su inevitable conflicto con la privacidad de sus portadores. Este aspecto puede llegar incluso a afectar a la seguridad nacional, como hemos conocido esta semana al desvelar varias pulseras de actividad la ubicación de bases secretas y los movimientos de tropas del ejército estadounidense. Algunas empresas están comenzando a encontrar en estas pulseras de actividad un posible ahorro de costes entre sus empleados al vincular la actividad física con las bajas laborales, concluyeron.