Miércoles, 7 Abril, 2021 - 18:46

PSG le ganó 3-2 al Bayern Munich y se ilusiona con las semifinales de la Champions

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La intensa nieve que cayó sobre el Allianz Arena decoró el espectáculo magnífico que protagonizaron el Bayern Munich y el PSG en el primer duelo de los cuartos de final de la Champions League. Con un ritmo frenético y una gran cantidad de estrellas, el partido comenzó con el sonido metálico que devolvió el travesaño defendido por Keylor Navas, cuando Kingsley Coman intentó abrir el marcador en la primera escena.

Fue un cruce cargado de emociones que no dio lugar a la especulación. Incluso a los 3 minutos de iniciado el pleito, Neymar se asoció con Kylian Mbappe y el francés festejó el 1 a 0 con una resolución que terminó entre las piernas de Manuel Neuer. Una ventaja que pudo ser más amplia cuando Julian Draxler llegó a la red antes del cuarto de hora, pero la intervención del VAR obligó a Miguel Mateu Lahoz a anular la conquista por una posición adelantada de la figura gala en el inicio de la jugada. En Alemania se vivía un partidazo.

Las respuesta de los bávaros llegó a través de un remate de media distancia de Benjamin Pavard. El lateral que brilló en la última Copa del Mundo volvió a exponer su jerarquía con sus constantes proyecciones, pero a diferencia de lo que sucedió en Rusia, en este caso sus disparos fueron perfectamente desactivados por Navas. De todos modos, el cotejo se mantenía abierto.

Antes de llegar a la media hora Neymar volvió a vestirse de héroe con una perfecta asistencia hacia Marquinhos. La dupla brasileña capitalizó una lenta salida defensiva de su rival y gestó el 2 a 0 para la sonrisa de Mauricio Pochettino. El único aspecto negativo se basó en la lesión que sufrió el defensor luego de su grito, quien tuvo que dejarle su lugar a Ander Herrera.

La salida del central debilitó a la última línea francesa. Una muestra de ello fue el descuento que marcó Eric Choupo-Moting con un preciso cabezazo al palo derecho del arquero de Costa Rica. El camerunés hizo todo lo posible para que el Bayern Munich no extrañe a Robert Lewandowski y su capacidad en la vía aérea fue su recurso más eficaz.

En el complemento el PSG tuvo otra oportunidad para extender la diferencia. Las apariciones de Mbappe, Neymar y Di María dejaron al desnudo a la defensa alemana, que se salvó por la milagrosa intervención de David Alaba, quien se quedó con la pelota sobre la línea y luego se sumergió en el ataque para exigir a Keylor Navas. Sin dudas, el 2-1 quedaba extremadamente corto por la cantidad de situaciones de riesgo que se registraron en Múnich.

La remontada llegó de la mano de Thomas Müller, quien lideró a su equipo con paciencia, visión y experiencia. El centro de Joshua Kimmich le permitió al referente bávaro sellar el 2 a 2 para que se confirme la frase que alguna vez dijo Jorge Valdano: “El fútbol es ese deporte que juegan 11 contra 11 y siempre ganan los alemanes”.

El golpe en la mandíbula hizo reaccionar al combinado de Pochettino, que volvió a ponerse en ventaja gracias a la magia de Mbappe. El francés concretó el 3 a 2 luego de una acción individual en la que engañó a Neuer y a todos sus defensores. La estrella internacional silenció a Valdano y confirmó el deseo galo de tomarse revancha de lo que había sucedido en la final de la última edición del torneo más codiciado de Europa.

El resultado pudo ser para cualquiera. Alaba y Eric Choupo-Moting tuvieron sus ocasiones para llegar a la igualdad en el final, pero la notable producción de Keylor Navas le permitió celebrar al PSG. Si bien cualquier entrenador estaría orgullosos de haber conseguido la victoria en territorio ajeno con tres magníficos goles, el desarrollo del juego confirmó que los boletos para las semifinales se los puede llevar cualquiera. En el Parque de los Príncipes se resolverá la serie de la llave que no tiene favoritos. Para ello, habrá que esperar una semana.

PORTO-CHELSEA

El Chelsea fue práctico este miércoles ante el Porto y se quedó con un triunfo vital que lo deja a un paso de las semifinales de la Champions Legue. El equipo de Thomas Tuchel no mostró su mejor versión, pero fue contundente en ataque y se llevó del Estadio Sánchez Pizjuan de Sevilla una victoria por 2 a 0.

El cuadro inglés buscó apoderarse del balón en los instantes iniciales pero careció de profundidad parar preocupar al rival, por lo que con el correr del tiempo el local tomó confianza y empezó a intimidar con algunas aproximaciones. El elenco portugués no solo hizo traspirar a Mendy en varias oportunidades sino que antes de la media hora de partido ya le había robado la pelota al Chelsea y era amo y señor de lo que sucedía en el terreno de juego. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba llegó el primer tanto.

Los de Thomas Tuchel pudieron cruzar mitad de cancha con pelota dominada, lo hicieron circular de izquierda a derecha y cuando llegó a Mason Mount, este recibió de espaldas pero improvisó un giro que dejó pagando a su marcador, se metió en el área y definió cruzado con un derechazo para estampar el 1 a 0. De esta manera, el elenco londinense se fue con ventaja al descanso.

En el complemento, el tono del encuentro fue el mismo, con el porto más predispuesto al ataque pero ya más urgido por marcar, algo que el Chelsea olfateó y esperó para poder lastimar en el momento justo. Así y todo el local tuvo varias chances claras para igualar las acciones pero Marega, su principal arma de ataque, no estuvo del todo preciso en el último instante previo a una definición.

El equipo británico, muy cómo en el rol de la espera para matar de contra se encontró con el 2 a 0 casi sobre el final ante un error de Corona que controló mal un balón aéreo y se lo sirvió a Ben Chilwell, quien lo robó por izquierda y se fue mano a mano con Marchesin. El lateral dejó en el camino al arquero argentino y definió sin resistencia para liquidar las acciones.

Pese a no haber mostrado su mejor cara, el Chelsea se llevó de España una diferencia sustancial de cara a la revancha del próximo martes que se jugará, probablemente, en el mismo estadio. El Porto deberá ajustar algunas piezas para revertir la serie si quiere alcanzar las semifinales. El ganador de esta llave se medirá ante quien triunfo del Real Madrid y el Liverpool, cuyo primer encuentro fue victoria 3-1 para el cuadro español en condición de local.

COMENTÁ EN FACEBOOK; HACÉ CLICK ACÁ

Fuente: 
Infobae