Lunes, 22 Octubre, 2018 - 18:07

Proyecto de regulación de la actividad notarial recibe apoyo de los profesionales del rubro

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Federación de Profesionales Universitarios de la Provincia del Chaco (FEPUCH), expresó su adhesión institucional al proyecto de ley presentado por la diputada provincial Elida Cuesta que propone la reforma del art. 146 de la Ley N° 323.C, que regula el ejercicio de la profesión notarial.

La iniciativa propone lo siguiente:

“La Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco, sanciona con fuerza de LEY…

Art. 1°: Modificase el art. 146 del Título VII, “DISPOSICIONES TRANSITORIAS”, de la Ley N° 323.C, el que quedará redactado de la siguiente manera:

ART. 146: Aquellos Escribanos que a la fecha de la sanción de la presente ley se encuentren a cargo de Libros de Certificaciones de Firmas e Impresiones Digitales, en virtud de lo dispuesto por el art. 147 de la Ley N° 6519, permanecerán en el ejercicio de esa función notarial hasta tanto accedan a la titularidad de un registro notarial, aplicándose para ello lo dispuesto en el artículo 12 de la presente ley o bien alguna otra de las causales previstas para el acceso a la titularidad del Registro Notarial.

En todos los casos, para mantenerse en la titularidad del Libro de Certificaciones de Firmas e Impresiones Digitales, los Escribanos deberán acreditar su presentación en todos los Concursos de Oposición y Antecedentes correspondientes a Registros Notariales con asiento en el domicilio donde tengan radicado el Libro de Certificaciones de Firmas e Impresiones Digitales, salvo que aleguen justa causa que deberá merituarse por el Tribunal Calificador.”

Explicaron que de esta manera plantea la reforma del art. 146 de la Ley N° 323-C que establecía un plazo de vigencia de los Libros de Certificaciones de Firmas e Impresiones Digitales, acotado al término de cinco años, tiempo que entonces se consideró suficiente para que los escribanos que hubieran accedido a ese derecho condicionado en el tiempo, pudieran concursar y así acceder a la titularidad de sus respectivos Registros Notariales.  

“Pese a las buenas intenciones del Legislador que instituyó esa reforma, lo cierto es que durante el plazo de cinco años en que permaneció vigente el mentado art. 146 de la Ley N° 323-C los concursos se realizaron recién a partir del año 2015 y los escribanos que se encontraban en esta situación por una razón u otra que no vale la pena analizar aquí, no alcanzaron la titularidad de un Registro Notarial, y así vieron cumplido el plazo de vigencia de los Libros”, afirmaron.

“El Colegio de Escribanos de la Provincia del Chaco no obstante acompañó a los colegiados que se encontraban en esa situación con acción judicial que tenía por objeto lo mismo que hoy propone, la prórroga de la situación jurídica de los libros para que continúen trabajando”, agregaron.

Justificaron su apoyo en que “el proyecto que ahora acompañamos y que cuenta con el aval del Colegio de Escribanos de la Provincia del Chaco, entidad asociada a FEPUCH, concilia al mismo tiempo el interés de los escribanos afectados por esta situación y los principios elementales de la organización notarial acogidos en la Provincia del Chaco y en la casi totalidad de las Provincias de la Argentina, siendo además los principios promovidos y defendidos por el Consejo Federal del Notariado Argentino”.

Sostuvieron el valor de esos principios “la limitación en el número de registros notariales, entendida como una función pública que el Estado delega en los escribanos y que debe tener por tanto una limitación numérica que impida su degradación; y por otra parte el acceso a esos Registros notariales limitados mediante el concurso público, de tal manera de garantizar la calidad del servicio notarial, resguardando la garantía de igualdad entre todos los notarios que deseen acceder al Registro Notarial en la Provincia del Chaco”.

“Compartimos como Federación que agrupa a las entidades profesionales que las reglas que regulan el ejercicio profesional de cada profesión sean cumplidas razonablemente, puesto que su función consiste precisamente en mantener la dignidad de cada particular profesión, a la vez que asegurar la calidad de los servicios profesionales que prestamos. Estas condiciones se vuelven todavía más relevantes en el caso de los escribanos, en tanto que su función notarial constituye una función pública delegada por el Estado, razón que justifica y que hasta impone que su acceso esté condicionado por el concurso público”, señalaron.

Frente a esta situación se pronunciaron “a favor del concurso para acceder a la función notarial como titular de un Registro, en la inteligencia de que ello pone a todos los escribanos que quieran acceder a un Registro Notarial en condiciones de igualdad, permitiendo que el único motivo para adjudicar a unos y no a otros sea la idoneidad, determinada en el concurso y conforme lo establece el art. 16 de la Constitución Nacional”.

Instaron por ello a los señores diputados y señoras diputadas a acompañar el proyecto de ley presentado por la diputada Elida Cuesta.