Martes, 25 Junio, 2019 - 19:30

Preparan una cóndor hembra nacida en cautiverio para ser liberada en la Costa Atlántica

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Un cóndor hembra, nacida en cautiverio en el Parque Faunístico de la Municipalidad de Rivadavia de San Juan, inició de la mano de un grupo de especialistas, el proceso por el cual será puesta en libertad junto a otras 6 aves similares, en setiembre en la Costa Atlántica, zona donde se extinguió este tipo de aves.
 
Se trata de una cóndor que ya tiene 7 meses de vida y que nació naturalmente en el Faunístico, con una incubación no artificial ni asistida y que viene siendo preparada para su liberación.
 
El procedimiento se lleva a cabo por un convenio entre la Fundación Bioandina de Chubut y el Faunístico, un equipo de especialistas de San Juan y de Trelew, adonde el ave será trasladada en unos días en avión y con un operativo especial, totalmente a oscuras para evitar enfermarla.
 
El fin de semana pasado, los científicos le colocaron un chip bajo el plumaje y dos bandas alares que servirán para mantenerla monitoreada por aproximadamente dos meses, que es lo que se calcula que necesitará para adaptarse a su nuevo hábitat en Chubut.
 
El chip permite seguir sus movimientos por monitoreo satelital y las bandas alares son dos carteles con el número 71, que servirá para observarla con binoculares mientras vuele o esté asentada en algún lugar.
 
Según explicó el director del Faunístico sanjuanino, Iván Simoncelli, “hay que partir de que se trata de un ave que no sabe volar ni conseguir comida por medios propios porque nació en cautiverio. Por eso se le tiene que enseñar de cero”.
 
El funcionario dijo que “para eso necesita un entrenamiento y monitoreo permanente al menos por dos meses, que es el tiempo que en forma natural les lleva a los padres enseñarles a volar y buscar comida”.
 
En el proceso, 7 científicos conformarán el equipo que “se encargará de seguir a la cóndor durante todo el día y en la noche, sin que ella se percate de su presencia y le dejarán comida cerca de donde está para que la encuentre” dijo Simoncelli.
 
“Así será durante dos meses, tiempo a partir del cual ya estará en condiciones de identificar las zonas donde están los nidos y donde se puede conseguir comida” y se verá su adaptación junto a los otros 6 ejemplares criados en distintos lugares del país.
 
El equipo se encargará de darle las primeras prácticas de vuelo a la cóndor, luego de llevarla a un lugar natural y en altura y tras la liberación, los especialistas de la Fundación Bioandina monitorearán a los cóndores por un año más para conocer su estado, según se informó.
 
Fuente: 
Télam