Lunes, 4 Agosto, 2014 - 19:16

Por tercera vez, Griesa autorizó nuevos pagos a bonistas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Por tercera vez, el juez de Nueva York Thomas Griesa autorizó hoy el pago de bonos de la Argentina bloqueado desde fines de junio y dio vía libre a la  banca JP Morgan para realizar los desembolsos a quienes tenían en esa entidad títulos en dólares de deuda reestructurada.
   
Esta medida, que el magistrado asegura será "por única vez", se suma a las que ya tomó con el Citibank, Euroclear Bank y  Clearstream Banking, aunque permanecen congelados los correspondientes al Bank of New York Mellon (BONY), el que tiene 
más fondos.
   
Griesa redactó la orden de aclaración luego de reiterados reclamos de los bancos que tienen depositados los fondos para pagar pero no pudieron hacerlo por orden expresa del magistrado.    
 
El juez debió permitir estas excepciones a la cláusula "pari passu" que él redactó el 23 de febrero de 2012, según la cual  protegía a los litigantes (tenedores de bonos de deuda no reestructurada) obligando a Argentina a pagar de manera simultánea a todos los bonistas.
 
Los títulos en dólares fueron emitidos bajo ley argentina, y el juez autorizará el pago por "única vez", según lo indicó en la resolución.
   
"JP Morgan está autorizado a efectuar este pago por única vez con respecto a los bonos denominados en dólares y puede transferir los fondos", indicó el magistrado.
   
El juez había autorizado el pago de los bonos reestructurados con legislación argentina que se pagaban a través del Citi ya se habían autorizado con la firma de Griesa, ya que se consideraban "indistinguibles" de los bonos utilizados para cancelar la indemnización a Repsol por YPF. 
 
El viernes había ampliado la orden de pago a los agentes  europeos Clearstream (con sede en Luxemburgo) y Euroclear (con sede en Bélgica).
   
JP Morgan, Citibank, Euroclear y Clearstream habían presentado una "moción de aclaración" en el litigio por la deuda soberana argentina sobre el pago de unos bonos en sus manos.
 
Fuente: 
NA