Miércoles, 20 Noviembre, 2019 - 11:45

Por ahí vamos bien
Por Jorge Eric Dahlgren (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
A través de algunos medios han trascendido informaciones vinculadas a lo que podría ser el programa con el que A.Fernández  pretende encarar el agudo problema de la desocupación generalizada.. 
 
En una economía el empleo y el desempleo, son el problema número uno, el principal y además el que debe ser encarado de inmediato. 
 
Hoy conseguir empleo es suerte, y darlo un desatino. Por qué?  Porque por cada empleado en blanco el patrón debe pagar de impuestos, aportes y demás menesteres, otro sueldo.
 
De esa manera el empleado embolsilla poca plata mientras el patrón aporta mucha. Que sería lo mismo decir: Salarios miserables con costos lanorales altísimos. Y así no funciona la Economía.
 
En esta situación hay casi 400.000 pymes al borde del colapso por al menos tres motivos. Se vende muy poco. Los impuestos no se pueden pagar y dar empleo es imposible.
 
En el caso, ¿Cual es la opción moral del patrón cuando no hay ingresos suficientes? ¿Pagar los impuestos o pagar los sueldos? ¿Evadir sus obligaciones fiscales para poder pagarlos?
 
El sistema tributario actual solucionó la opción moral. Al contribuyente le embargan la cuenta corriente bancaria y chau. Que los empleados cobren cuando puedan. 
 
Por qué así? ¿Porque los empleados públicos tienen derecho a cobrar primero? ¿O porque el patrón no tiene quien lo represente y defienda? ¿O porque nadie se ha animado políticamente a tomar el toro por las astas? 
 
Como lo dijimos más arriba, sin ingresos y sin fondeo bancario se vienen los embargos, los despidos, los juicios laborales y la amenaza de quiebra. Eso en lo puntual, en lo individual. En lo general, desocupación masiva.
 
Por la motivo resulta extremadamente importante el anuncio que acaba de trascender.  Fernández ha puesto su atención en la vigente relación tributaria, previsional y laboral y su incidencia en los actuales niveles de desempleo.
 
De la lectura de los primeros trascendidos, la cuestión impositiva será objeto de moratoria y condonaciones. Para terminar con los embargos, y reactivar la actividad productiva privada.
 
Y en cuanto al empleo se refiere, se trataría de crear un marco tribuitario, laboral y previsional provisorio que elimine las causas de desocupación eventualmente motivadas por inconvenientes de ese mismo marco.
 
De acuerdo. Vamos bien por ese camino. Pero dejemos en claro una cosa, los salarios dignos son intangibles. Porque sin buenos salarios no hay demanda. Sin demanda no hay empresas posibles. Y sin empresas no hay empleo.
 
(*) Contador Público
Economista