Jueves, 4 Junio, 2020 - 10:39

Poliomielitis: con la vacuna Salk se continuará la erradicación definitiva de la enfermedad

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Silvia Balbachán,  docente-investigadora de la Facultad de Medicina y del Instituto de Medicina Regional de la UNNE, se refirió al reemplazo de la vacuna Sabin por la Salk y expresó que la medida en enmarca en las acciones para la erradicación definitiva de la Poliomielitis. “Se espera que la Poliomielitis sea la segunda enfermedad erradica del mundo después de la viruela” dijo y consideró que la Salk logrará la misma aceptación que la Sabin.

 En Argentina el último caso de Poliomielitis se registró en el año 1984 y en América en el año 1991, en Perú, por lo cual a partir de en agosto de 1994 se declaró eliminada la circulación del virus en las Américas.

La Poliomielitis es una enfermedad producida por virus que genera gastroenteritis, que en muchas casos es autolimitada y en un pequeño porcentaje de casos produce parálisis flácida, atacando a los núcleos grises anteriores de la médula, por lo que afecta diferentes músculos en diferentes regiones.

“Es una enfermedad existente hace siglos, y el primer esbozo de vacuna fue la vacuna Salk -la que ahora se aplicará en el calendario obligatorio-, y algunos pocos años después fue autorizada la Sabin, que posteriormente sería la más utilizada” señala la Dra. Silvia Balbachán consultada sobre esta histórica medida de reemplazo de la Sabin.

Balbachán es médica especialista en Infectología, en Salud Pública y en Medicina Social y Comunitaria. Además es docente-investigadora del Instituto de Medicina Regional de la UNNE y profesora titular de la Cátedra “Medicina III-Área Infectología” en la Facultad de Medicina de la UNNE y  directora de la  Diplomatura Superior en Manejo de Infecciones en Atención Primaria de la Salud. También es directora del CAPS (Centro de Atención Primaria de la Salud) Nº15 de la ciudad de Corrientes.

Según explicó la especialista, la vacuna Salk, autorizada en 1955, es una vacuna a virus inactivados, es decir a virus muertos, mientras que la Sabin, la segunda creada, es en cambio una vacuna a virus atenuada, son virus vivos que están dormidos por procedimientos de laboratorios.

La ventaja de la Sabin  es que al ser a virus atenuados y al ser oral, ingresa a la mucosa del tubo digestivo y ahí produce inmunoglobulina A secretora (SIgA), que permite que ante la llegada de virus de verdad, se efectúe a nivel de la mucosa el primer bloqueo.

Esta característica era muy buena, pero traía otro tema consigo que era que se elimina por intestino, y eso hacía que cuando había pacientes inmunodeprimidos alrededor de ese paciente que tomaba la Sabin, se podía contagiar a partir de estas partículas virales atenuadas eliminadas con la materia fecal por el paciente vacunado.

“Pero a su vez eso también era muy bueno porque generaba lo que se conoce como inmunidad del rebaño en toda la comunidad, al ser transmitida a través de la mucosa intestinal, es decir la materia fecal” expresó la médica infectóloga.

La vacuna Salk, en cambio, es inyectable y son virus muertos. “Lo único que hace es producir anticuerpos a nivel humoral, es decir en la sangre. No produce anticuerpo en la mucosa intestinal, pero logra un muy buen título de anticuerpos protectores”.

Balbachán comentó que esta vacuna se utilizó siempre en pacientes inmunodeprimidos y en sus contactos, a quienes no se les colocó nunca la vacuna oral Sabin.

En tanto, para explicar el actual proceso de reemplazo de la Sabin por la Salk, expresó se alinea con las metas mundiales de erradicación de la enfermedad.

Se trata del programa internacional, Chau Polio, al cual adhirió la República Argentina, por el cual se pretende erradicar la Poliomielitis del planeta.

Desde el punto de vista epidemiológico se habla de eliminación cuando una enfermedad está eliminada, cuando no ay casos en una región geográfica determinada, por ejemplo, la Poliomielitis está eliminada en Argentina desde 1984 y las Américas desde 1994.

En cambio cuando se habla de erradicación es la eliminación en todo el mundo, que es lo que ocurrió con la Viruela que fue la primera enfermedad erradicada de la faz mundial.

“Se pretende que a polio sea la segunda erradicada en el mundo” remarcó la docente-investigadora de la UNNE.

Parte de ese objetivo, y del programa “Chau Polio” es la medida de cambio de la vacuna Sabin por la Salk, pues al ser la Sabin una vacuna oral, atenuada, existían casos, aunque en pequeños porcentajes, de enfermedad producida por la misma vacuna.

En esta nueva fase, “lo que se pretende con la vacuna inactivada, Salk,  es continuar con la inmunidad de la Poliomielitis formando anticuerpos en toda la comunidad, pero evitando los casos postvacunales que se generan con la Sabin”.

Recordó, hacia la década de 1950, con la creación de la primera vacuna, en primera instancia se utilizaba la vacuna Salk, por lo que no había inmunidad de mucosa ni de rebaño, y no tenía el mismo control de la enfermedad como lo tuvo la Sabin, con buena cobertura y formación de anticuerpos.

Así en el año 1964 se comenzó a utilizar la Sabin en forma masiva, con tres serotipos, 1, 2 y 3. En el año 2015 se erradicó el serotipo 2 en el mundo, a partir del cual se hizo la vacuna Sabin oral bivalente, sólo con serotipos 1 y 3.

“Ese fue el paso anterior dentro del programa Chau Polio a la incorporación de la Salk, pues desde el año 2016 se empezó a utilizar un esquema mixto de dosis entre Salk y Sabin, y ahora se sacó directamente del calendario de vacunación a la Sabin” expresó.

Detalló que el calendario actual de la vacuna Salk es a los 2, 4 y 6 meses de vida y un refuerzo a los 5 o 6 años. Sólo se quita el refuerzo que tenía la Sabin que se aplicada a los 15-18 meses de vida.

“La vacuna Sabin ya fue descartada de todos los vacunatorios desde el 1 de junio” indicó respecto a la medida del Estado argentino, en el marco de una política sincronizada con otros países.

Para la Dra. Balbachán, la aceptación que tendrá a Salk será la misma que la Sabin, pues los pacientes tenían un alto grado de cobertura en Sabin, y con el nuevo esquema  se los controla junto al resto de todas las vacunas.

Estimó que “la aplicación de la Salk sólo implicará un poco más de gasto porque  insume descartables, pero la aceptación será la misma porque forma parte del esquema nacional de vacunación  en esos grupos etarios en los que la Sabin ya tenía una alta cobertura”.