Viernes, 6 Marzo, 2020 - 10:01

El imputado pidió disculpas
Pidieron prisión perpetua para el único imputado por el crimen del policía Gastón Ojeda

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la Cámara Segunda en lo Criminal de Sáenz Peña se llevó a cabo la última jornada de audiencias del juicio que se le sigue a Hugo Gómez, único imputado por el homicidio del policía Gastón Hernán Ojeda.

El hecho ocurrió en marzo de 2018 y ayer se conocieron los alegatos de las partes intervinientes en este juicio, el titular del Ministerio Público, Carlos Rescala, el abogado querellante en representación de la viuda de Ojeda y sus hijos; el abogado Cesar Collado; y la defensa a cargo de Miguel Lukach. La audiencia estuvo presidida por la jueza Rosana Glibota.

El fiscal de cámara acusó formalmente a Gómez por “Homicidio Agravado” y pidió a la jueza que al momento de dictar sentencia lo condene a la pena de prisión perpetua.

Rescala, tras analizar los elementos incorporados en la causa, los dichos del imputado, de los testigos, el informe de autopsia y el testimonio del único testigo presencial que había aportado elementos concretos a la causa. Sobre éste último, compañero de la víctima, el fiscal indicó: “No ha pretendido incorporar elementos en prejuicio del imputado, es un testimonio cierto”.

En cuanto a los demás testimonios, destacó el del “grupo de los carniceros” y dijo que fue mendaz y distorsionado. “Nos han tomado el pelo”, sostuvo Rescala y señaló que “no se los podía imputar por falso testimonio porque no había elementos suficientes”. “Fueron reticente a contar lo que sabían”, agregó.

Por su parte, la querella coincidió en gran parte con el pedido del fiscal Rescala y subrayó que “no hay dudas de que Gómez le quitó la vida a Ojeda por su condiciones de policía, por el rencor a la policía”.

Para Collado, también estaba probada la “conducta antijurídica de Gómez”, por lo que compartió el pedido que realizó el fiscal de Cámara.

El defensor de Gómez calificó al proceso judicial “se convirtió en un proceso nulo” y planteó la inconstitucionalidad ya que “le restringieron la posibilidad de analizar elementos probatorios que  para esta defensa eran importante”.

Analizó las pruebas que se desarrollaron en el debate, entre ellas la del policía que acompañó a Ojeda, y consideró: “Sosa simplemente ha sido compañero de Ojeda y es parcializada su declaración”. Sostuvo además que “ningún testimonio ha sido veraz, ningún testimonio  han relatado los hechos con honestidad”.

Para el defensor se estaba “frente a un homicidio claramente emocional”, basado en las pericias realizadas por Bravo y Sánchez Paredes.

Aclaró que “de ninguna declaración se desprende un perfil violento de Gómez, por el contario, Ojeda no usaba su arma reglamentaria por una denuncia contra violencia de género, es decir que el violento no era Gómez sino Ojeda”.

Los dichos de la defensa de Gómez generaron malestar entre los familiares de la víctima que se encontraban en la sala y al final de la audiencia, el padre de Ojeda increpó al abogado de Gómez: “Por qué no te dedicas a otra cosa”, arrojó.

Lukach insistió con el perfil “violento de Ojeda”, agregando que “el policía estaba acostumbrado a ese tipo de violencia con su propia pareja, o doméstica, bien pudo y no me cabe  duda que así lo hacía, trasladar esa violencia a su actividad funcional”.

Insistió en la figura de “emoción violenta”, señalando que esta figura “es una causal privilegiada del Homicidio Emocional”.

Por último, la defensa de Gómez sotuvo que “lo único que hizo fue defender su vida”, actuó con “emoción violenta y la emoción violenta es una causa de exculpación de justificación”.

Lukach solicitó la modificación absoluta de la calificación legal y absolución por esa calificación legal, pero en caso de condena solicitó la aplicación del artículo, 81 del Código Penal, inciso A, cuya valoración de la pena se asemeja al Homicidio Preterintencional.

Las disculpas del imputado

Antes de la clausura del juicio la jueza preguntó al imputado si tenía algo más para decir, Gómez pidió disculpas a la familia y, sin mirarlos, dijo: “Pido disculpas, pido disculpas a todos, paso lo que tenía que pasar, nunca fue mi intención de matar a nadie. Pido perdón”.  

Pulsa aquí para comentar en Facebook

Notas relacionadas