Martes, 9 Julio, 2013 - 20:15

Pichón Báez, un amigo de todo el mundo
Por Manolo Bordón (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Jefe de todos los amigos nos jugó su ultima broma: le hizo creer a todo el mundo que había muerto pero se reservó la fecha del aniversario del general Perón para cerrar su destino en esta tierra.

 

Hace unos dias empezaron a decir que Pichon Báez había muerto. Los medios digitales y las redes sociales se hicieron eco sin maldad del episodio infausto, ya que narrado por sus propios hijos, el Cocinero del Impenetrable, se murió delante de sus ojos, el corazón le dejó de latir y los riñones no le funcionaban mas. Los muchachos se tiraron arriba del padre, todo era dolor en ese instante. Pero el viejo león iba a dar otra batalla.

Los médicos del Sanatorio Guemes no podían salir de su sorpresa cuando, al rato, Pichón reanudaba el andar de su corazón desvencijado y los riñones cumplían su función como si nada hubiera pasado. Para las radios y los portales y la prensa en general, resulta muy difícil desmentir la noticia de un fallecimiento, pero hubo que hacerlo. El Jefe de todos los amigos nos jugó su ultima broma: le hizo creer a todo el mundo que había muerto pero se reservó la fecha del aniversario del general Perón para cerrar su destino en esta tierra.

Yo no voy a ser tan atrevido como para escribir una semblanza del gaucho que se acaba de ir. Si voy a contar que lo conocí en su casa de Nueva Pompeya en julio de 1973, cuando la Hermana Guillermina le había mandado un sosegate a Diego Soneyra alla en El Sauzalito. El gobernador Bittel mandó a sus ministros de Gobierno, Florencio Tenev y al de Bienestar Social, Ezequiel Paulino Morante para ver el cuadro de situación. Un periodista de 23 años llevó la cámara de fotos de Edgardo Escobar y allá, en el monte, sacó sus primeros reportajes graficos. El dario "Norte" publicó la historia. Desde entonces, cuando en Pompeya estaba la Misión, la policía, el almacén de Kloster (el papá de Eduardo), la escuela (donde encontré a mi prima Aurora Bogado ejerciendo la docencia) me hice amigo de este chaqueñero ilustre que hoy se nos va.

Volvi siempre a su casa. Como periodista, como cazador de vizcachas y desde 1995 organizando expediciones de ayuda a los aborígenes y criollos de El Impenetrable. Ya llevamos 68 viajes, de lo que empezó casi como una broma. Hasta hace muy poco, la delegación de voluntarios y camiones partía desde Resistencia viajando toda la noche para llegar a la madrugada a la casa de Pichón y de Techi.

En la Navidad del Niño de 1995 viajaron 130 voluntarios y repartimos 25 toneladas de ropa, juguetes y mercadería. En 1999 trabajamos mucho en Buenos Aires y logramos reunir 50 toneladas. Un colectivo trajo desde la Casa del Chaco a 50 empleados-voluntarios y fue una fiesta enorme. Habíamos conocido a los franceses Claudie y Joel, andariegos del mundo, quienes en su propia 4x4 recorrieron el monte y disfrutaron "los mejores chacinados del planeta" según me dijeron. Fueron por una semana y se quedaron dos meses en la casa de Pichón Báez. Ellos, que habían recorrido Africa, America, Europa y Asia en su plan de aventura, lo declararon como el mejor amigo que habían hecho en sus viajes. Joel era un hombre muy grande en todo sentido, y con 75 años andaba como un pibe con su amor. Claudie tenía entonces 52 años. Créase o no, Joel había sido paracaidista en la segunda guerra mundial. Mecánico industrial, multimillonario, no se privaba de nada. Pero nada es casualidad. El organizador del primer campeonato nacional de Tiro a la Vizcacha (o uno de los) fue Pichón. Con él fuimos a festejar los 75 años de Enrique Rici, en su casa de Cosquin. Llevamos una vaca y 30 musicos chaqueños. Es el hombre que dijo a sus amigos juveniles "¿Y si hacemos un festival?". Quedarían por contar cientos de anécdotas.

Voy a cerrar recordando a los chaqueños que quien trajo al dentista, musico, psicologo que "inventó" el 20 de julio como "Dia Internacional del Amigo" fue ¡Por supuesto! Pichón Báez Entrevisté "A mitad de la Jornada" a don Enrique Ernesto Febbraro y luego mil personas lo agasajaron en un asado que se sirvió en la Sociedad Rural. Este vecino de Lomas de Zamora decidió hacer realidad la canción de Roberto Carlos y para tener "un millon de amigos" escribió mil postales a otros tantos destinatarios en el mundo entero. Tuvo setecientas respuestas. Y el emblemático día de la llegada del hombre a la Luna, quedó para la humanidad como el "Dia del Amigo". Obvio, Pichon estaba en esa lista. Hoy tengo que despedirlo en su viaje a las Estrellas, aunque padezco su misma dolencia tanto en la Diabetes como en los problemas cardíacos.

Asi que, guapo, abrazalo a Zitto y a los muchachos. Y que vayan prendiendo el fuego. 

Fuente: 
(*) Periodista