Martes, 12 Agosto, 2014 - 17:12

Juicio por el asesinato de Tatiana
Perfil psicológico de Cabeza: “un psicopata, egocéntrico y narcisista”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
El tucumano Juan Ernesto Cabeza, único imputado por el asesinato de Tatiana Kolodziey, tiene un interesante perfil psicológico que consta en el requerimiento y tiene como palabras claves: egocentrismo, psicópata, narcisista, manipulador y sin sensación de culpabilidad. 
 
Varios son los informes psicológicos que se debatirán durante las audiencias restantes sobre el imputado entre las cuales está: uno realizado el 14 de marzo de 2012, en ese entonces preso de la U7, dónde se lo señalaba como un sujeto lúcido, comunicativo, sin indicadores depresivos, ni psiquiátricos. Con trastorno narcisista y antipático social.
 
El 24 de julio de 2012, otro informe psicológico de profesionales de la U7 lo reflejan como una persona lucida, estable con rasgos psicopáticos narcisistas y con orientación a irrumpir con las leyes. 
 
El 17 de agosto de 2012, otro informe lo evidencia como responsable de los hechos, padeciente de un trastorno de personalidad de tipo antisocial. Pero además suma a los demás informes el atenuante de que es un hombre que no puede adaptarse a las leyes. 
 
El 20 de octubre de 2012, día en el cual desapareció Tatiana y que la policía logró detener a Juan Ernesto Cabeza, la profesional Araceli González lo analizó como una persona con un claro comportamiento de manipular al profesional, mecanismo narcisista. Utilización de mecanismos manipuladores para lograr sus objetivos. No presenta rasgos de ser una persona violenta.
 
Tras caer preso por ser el presunto autor del homicidio de Tatiana, se le realizó otro examen psicológico por parte de Fiscalía dónde se le detectó una incapacidad para establecer relaciones interpersonales, egocentrismo, relato de eventos dónde fue victimario sin sensación de culpabilidad, personalidad psicopática, narcisista con permanente búsqueda de adulación de los demás, enmascarando la mentira. 
 
Por Belén Pucheta, periodista de Diario Chaco.