Miércoles, 1 Abril, 2020 - 16:14

Parte del dinero de los bolsos secuestrados a José López irán destinados al Hospital Garrahan

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1), que condenó a José López por enriquecimiento ilícito, decidió que 2 millones de dólares secuestrados al ex funcionario K se destinen al Hospital Garrahan y una partida de $ 1.200.000 en medio de la emergencia sanitaria dispuesto por el COVID19. Es parte del dinero que López buscó esconder en junio de 2016 en un convento de General Rodríguez. A un costo de mercado de entre 20.000 y 30.000 dólares, con ese dinero podrían comprarse más de 65 respiradores artificiales. El hospital realizó un pedido que incluye barbijos quirúrgicos triple capa y antiparras protectoras.

​La imagen de la madrugada del 14 de junio de 2016 mostró a un hombre desesperado intentando esconder en el convento varios bolsos con casi 9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos; relojes Rolex y joyas tasadas en 452.000 pesos. Ese mismo día lo detuvieron y le dictaron la prisión preventiva.

En junio de 2019, los jueces Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Michilini encontraron responsable al ex secretario de Obras Públicas de Cristina Kirchner del delito de enriquecimiento ilícito, descreyendo de su planteo según el cual el dinero que buscó esconder en la madrugada de aquel 14 de junio no le pertenecía. En consecuencia, López enfrenta una condena de seis años de prisión.

Sobre los bienes y dinero secuestrados, el Tribunal solicitó en junio del año pasado -cuando dictó sentencia- el decomiso, y determinó que se destinen al Hospital de Pediatría Garrahan y el Hospital de Niños Gutiérrez, en partes iguales. Para ello se requirió a ambas instituciones médicas que presenten un proyecto al cual se aplicarían dichos fondos y la debida justificación de los mismos. Esto representa 4,5 millones de dólares para cada hospital, sin contar el resto de los fondos secuestrados en otras monedas y especies.

Además del dinero de los bolsos, el Tribunal también decomisó una casa de Dique Luján valuada en 480.000 dólares, que López sostenía que alquilaba pero la Justicia determinó que él era el dueño.

Pero desde entonces, el reparto de la plata se retrasó por una serie de recursos que López -a través de su defensor oficial- presentó ante la Justicia para evitar que ese dinero sea decomisado y entregado a las instituciones médicas. Algo que se destrabó frente a un pedido urgente del Hospital Garrahan en medio de la pandemia del coronavirus.

En un escrito planteó que se debía "considerar que el dinero allí secuestrado poseía igual fuente que el que era llevado en bolsos por Roberto Baratta, es decir, del pago de reintegros por la concesión de obra pública", en relación a la causa de los cuadernos de las coimas. 

Reforzando esta línea argumentativa, López insistió en que ese dinero no era suyo y pidió que no sea donado a los hospitales infantiles, sino que se afecte al embargo en la causa cuadernos, porque "hay suficientes pruebas para determinar que ese dinero guarda relación" con los sobornos investigados, y se refirió a un hombre de "extrema cercanía a la ex Presidenta", en alusión al ex secretario privado Fabián Gutiérrez.

En oposición a este planteo, la Oficina Anticorrupción de la gestión macrista requirió a los jueces que "sin más demora" procedan al decomiso y ordenen el depósito del dinero en las cuentas bancarias de los hospitales “Hospital de Pediatría Servicio de Atención Médica Integral para la Comunidad Prof. Dr. Juan Pedro Garrahan” y del “Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez”.

En consecuencia, para dirimir la situación, los jueces del TOF 1 solicitaron a ambos hospitales la presentación de proyectos y sus respectivos presupuesto para conocer el destino del dinero decomisado. Es decir, que detallen cuáles eran las "necesidades prioritarias", para remitirles los fondos que fueron objeto de la investigación contra José López.

Para explicar el destino de los fondos que recibiría, el hospital Garrahan había presentado un presupuesto de más de 2, 6 millones de dólares, previo a la pandemia del coronavirus.

En aquella oportunidad, ese presupuesto incluía la adquisición de insumos como una "envasadora de medicamentos con alimentación de ampollas y comprimidos, carrousel de dispensión semi-automarizados, ecogradiógrafo 4D", entre otras cosas. Este presupuesto fue por 1, 33 millón de dólares.

Después, el Garrahan presentó un segundo presupuesto por 1.275.700 dólares, que incluye más de 16 insumos necesarios para la lucha contra el COVID19, como barbijos quirúrgicos, antiparras protectoras, y cuestiones más específicas como un carro de paro con desfibrilador, un monitor multiparamédico, y un brochoscopy module.

Ese pedido aceleró los tiempos judiciales, y el tribunal analizó otorgar el dinero requerido. Con el proyecto del Hospital de Niños también en mano, y en medio del avance del coronavirus en el país, el TOF 1 ordenó que unos 2 millones de dólares (más específicamente 1.988.139) sean remitidos al Garrahan, más una suma complementaria de 1,2 millón de pesos en el marco de la emergencia sanitaria.

La​ resolución, a la que accedió Clarín, sostiene que esas sumas de dinero deben ser remitidas al Hospital Garrahan "para que afronten los gastos de sus demandas prioritarias". Todo se realizará por intermedio del Banco Central ya través de los medios electrónicos correspondientes, la efectivización de la orden judicial

El año pasado cuando se conoció la disposición judicial del dinero que debía destinarse a ambos hospitales, desde el Garrahan habían explicado que la suma total que les correspondería -más de 4,5 millones de dólares teniendo en cuenta sólo lo hallado en los bolsos- representan un 4% del presupuesto anual de la institución, cercano a los 5.000 millones de pesos. Para el hospital Gutiérrez, ese monto equivalió a casi el 8% de su presupuesto 2019, que fue de 2.653 millones de pesos.

Pulsa aquí para comentar en Facebook

Fuente: 
Clarín