Martes, 7 Enero, 2014 - 11:15

Para Maldonado, a 24 horas de implementación, el acuerdo de precios ya fracasó

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El diputado nacional por la UCR aseguró que el plan de Nación es "un fracaso rotundo", llamó a estar alertas y aseguró que lejos de contener la inflación, esta iniciativa lo que "genera es descontrol". Tildó a la medida oficial de "torpe y desesperada".

“Tendríamos que buscar en los archivos de varias décadas para tratar de encontrar el fracaso rotundo de un plan de gobierno en el mismo día de su inicio", resaltó Maldonado y explicó que "esto es lo que se ha puesto de manifiesto con el Acuerdo de Precios oficial. La repetida negación de la realidad ha convertido a ese anuncio en una clara manifestación de impotencia del gobierno para dar respuesta a la grave crisis económica, social y política que vivimos".

Dijo que hay coincidentes opiniones de los más representativos y variados sectores de la sociedad que niegan que el acuerdo sirva para contener la inflación y que "en eso coinciden técnicos en la materia, economistas, estudiosos, funcionarios, centrales sindicales y el pueblo en general. Y hasta el Secretario de Comercio Augusto Costa, que reconoce que el Acuerdo no garantiza que se mantengan los precios".

"La sociedad está convulsionada y perpleja frente a una suma de hechos y sus eventuales consecuencias", dijo y delineó una serie de ejemplos al respecto:

1.- La inflación mensual real se dispara, según estimaciones, aproximadamente al 3,5%, colaborando con ello el enorme aumento de los combustibles, el pasaje de colectivos, los peajes y pasajes aéreos y la remarcación acelerada de precios observada en noviembre y diciembre que se ha incorporado a la lista de precios.

2.- La canasta básica de 38 productos superará la inflación general estimada.

3.- En diciembre el precio oficial del dólar aumentó el 6,8% creando una expectativa alcista significativa y para peor, no influyó positivamente sobre el dólar llamado blue, lo que demuestra que la gente aún pagando precios excesivos del dólar paralelo, lo hace para cubrirse de una inflación galopante cuando tiene que tomar a futuro compromisos comerciales o gastos personales de importancia, porque la sociedad descree de los anuncios gubernamentales.

4.- Otro elemento que apunta a lo mismo, es que el gasto público supera la recaudación; 5.- Los sectores sindicales rechazan el eventual límite del 20% que se quiere introducir en las paritarias próximas porque esa iniciativa del gobierno a esta altura es ridícula y ningún dirigente gremial podrá sostenerla ante sus representados, mientras que circula como ambición sindical cifras de $8.000 a $9.000 como pretensión de salario mínimo; 6.- A este panorama se agrega el aumento de los niveles de pobreza y marginación de los sectores más desprotegidos (trabajadores en negro, desocupados, trabajadores temporarios, despedidos de algunas industrias o reducción de turnos de labor) lo que está generando signos de explosión social que estallan ante situaciones de diverso origen (cortes de luz, asignación de viviendas, rebeldía policial, despidos sectoriales, inseguridad, etc.).

7.- A esto se suma peligrosamente la discusión sobre el eventual incumplimiento de los acuerdos con la policía provincial de Chaco, Misiones y Entre Ríos.

Dijo que "no es serio y hasta resulta una burla que a la escalada brutal de precios, el gobierno la denomine como 'dispersión de precios' o como 'apropiación exagerada de la renta'.

Y resaltó que "es razonable suponer que con perspectivas inflacionarias inmanejables, el precio  de los productos aumentará aún más que los índices reales, para cubrir posibles sorpresas en la reposición de la mercadería. Ya tenemos dramática experiencia sobre esto, que amenaza repetirse en futuro de corto plazo".

"El gobierno manifiesta su deseo de contener la inflación, pero genera su descontrol con cada medida torpe y desesperada. Expresa su intención de calmar la inquietud social, pero la multiplica con graves errores de apreciación y ejecución.  Cree que con eufemismos puede tapar la dura realidad y nos está conduciendo a un sendero de disgregación social y violación de las normas.

Quienes bregamos por la cultura democrática, la convivencia pacífica y reglas claras del gobierno para combatir la crisis, nos vemos en la necesidad de pronunciar un alerta y exigir un verdadero, responsable  y urgente cambio en las políticas y las actitudes del Poder Ejecutivo”, concluyó.