Jueves, 3 Enero, 2019 - 09:35

Otro Menem nunca jamás
Por Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En corrillos peronistas se comenta que ya está en su etapa de definición el candidato del peronismo y el campo popular que lo acompaña en un Frente, y que ese candidato sería Sergio Massa.

Quiero expresarme públicamente y sin tapujos, que jamás votaré una boleta que lleve a un traidor a que termine de arruinar el país en nombre del peronismo.

No hay disciplina partidaria, ni ninguna otra estrategia como que lo importante es ganar que nos obligue a los peronistas a esta violencia de votar a quien es responsable en gran medida que el país esté en la bancarrota que está porque sus votos sirvieron ya en 2015 para que las corporaciones se hicieran del poder. Y que luego acompañó todas las medidas de saqueo al pueblo argentino con los votos de su bancada, y hasta integrando el séquito del nefasto presidente por el mundo para vender la argentina.

Los viejos peronistas debiéramos refrescar la memoria y los jóvenes leerla para saber que opinión tenían Perón y Evita de traidores como Massa. Allí aprenderían que los militantes tenemos el deber y la obligación de la desobediencia cuando la dirigencia nos quiera llevar por atajos serviles al enemigo.

A Cristina le reconocemos muchísimos méritos, y diría que la queremos mucho, pero si ella acompaña esta idea debe saber que pierde la estima y admiración de muchos peronistas y gran parte del campo popular que no quiere volver a suicidarse eligiendo un candidato impuesto entre cuatro paredes que garantiza solo dos cosas: la continuidad de Macri, o la continuidad del modelo que las corporaciones le impusieron a Macri. Jamás un gobierno peronista.

Entonces es preferible que no sea con nuestro voto que la historia registre otro gobierno en contra del pueblo como lo fue el de Menem. Conservemos la dignidad y sigamos la lucha para que el peronismo no sea una simple variable de la oligarquía y los imperios para expoliar al pueblo argentino, porque es preferible perder una elección, que ganarla para convertirnos en lacayos serviles de ellos.