Viernes, 22 Marzo, 2019 - 20:09

No es falta de inteligencia olvidarse de dividir por dos cifras de adultos, dijo una matemática

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Las personas que de adultas se olvidan de las tablas o de dividir por dos cifras no lo hacen porque sean menos inteligentes, explicó una matemática argentina, quien resaltó que lo importante es que "uno haya aprendido esas operaciones de tal manera que las pueda recordar si llega a necesitarlas" en la vida cotidiana. 
 
"Olvidarse de cosas que uno no usa es ser inteligente, porque no tenés espacio en el cerebro para guardar todo", señaló a Télam Alicia Dickenstein, investigadora del Conicet, docente en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y vicepresidenta de la Unión Matemática Internacional entre 2015 y 2018.
 
En este sentido, especificó que lo importante es que uno haya aprendido las tablas o a dividir por dos cifras, por ejemplo, de "tal manera que uno pueda reconstruir o recordar esas operaciones si llega a necesitarlas".
 
Agregó que en algún momento las tablas deben aprenderse de memoria, pero es lo mismo que sucede si uno quiere aprender un instrumento: "Hay una parte que tenés que mecanizarla para después poder tocar", graficó. 
 
Asimismo agregó que la clave es la orientación o estimación: "Aunque no puedas recordar multiplicar por dos tenés que tener una idea de que si vas a comprar diez cosas que cuestan 325 pesos, te va a salir algo más de 3.000", ejemplificó.
 
Otro caso de orientación es que quizá una persona no se acuerde de multiplicar por 11, pero pueda recordar que el resultado es "multiplicar por 10 y un poquito más", indicó.
 
"Es importante poder aproximar y tener una idea de la sensatez, primero para que no te engañen y segundo para poder predecir", resaltó.
 
En este sentido, destacó la importancia de las matemáticas en la vida y en las cuestiones cotidianas.
 
"La matemática tiene una parte informativa, pero sobre todo cuenta con una parte formativa ya que si uno aprende a pensar bien en matemáticas te sirve para todo", sostuvo.
 
Algunas cuestiones cotidianas que citó son las de calcular la cantidad de comida que uno debe comprar para determinada cantidad de personas que van a cenar a su casa.
 
Al desarrollar el pensamiento matemático "es más difícil que te agarren con una mentira", concluyó.
Fuente: 
Télam