Jueves, 9 Julio, 2020 - 17:36

Movilización, conflicto y reclamos: vibrante marcha en Resistencia durante el aislamiento social

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En la tarde de este jueves la Plaza Central de Resistencia se tiño con los colores argentinos, aunque en esta oportunidad no sólo por el Día de la Independencia, sino por la movilización programada días previos por un grupo de ciudadanos que se agruparon en momentos donde aún rige el aislamiento social, preventivo y obligatorio para plantear una agenda de reclamos y disconformidades por el contexto actual. 
 
 
Al grito de “patria sí, dictadura no”, o reclamos que tenían como eje la “libertad”, los presentes dieron marcha a su procesión que, previo a comenzar, se vio obstaculizada por la presencia de las fuerzas de seguridad con algunos gritos entrecruzados y diferencias que fomentaron un clima de hostilidad. 
 
Más allá de las primeras suscitadas en el inicio del encuentro, la primera vuelta se pudo desarrollar con total normalidad, contextualizada en un clima de sonidos entremezclados donde priorizaban los aplausos y el ruido de algunas cacerolas que tronaban entre sí, mientras el infalible grito de “libertad” reaparecía constantemente. 
 
 
“Básicamente venimos a manifestar nuestros derechos ciudadanos”, relataba el hoy candidato a defensor del Pueblo Alfredo “Capi” Rodríguez, mientras remarcaba que también forma parte de una celebración en su rol de comerciante. “Estamos festejando que tenemos una medida constitucional como es la medida cautelar con el amparo que logramos ayer un grupo de comerciantes”, indicó. 
 
Sin embargo, como se preveía, el encuentro patrocina una discrepancia respecto a las medidas de cuarentena obligatoria que hoy rigen, ante la cual, Rodríguez, no titubeó al sentenciarla como un mecanismo del miedo, “es una metodología que viene desde los golpes militares”, acusó, y remarcó que “no es cansancio, es entender que a través del miedo no podes gobernar”. 
 
 
Si bien el encuentro denotaba una homogeneidad en los reclamos de los partícipes y la estructura el evento, las diferencias aparecieron tras el primer arribo al mástil principal de calle Güemes y avenida 9 de Julio, cuando una de las presentes alzó la voz por megáfono solicitando un minuto de silencio por las víctimas cobradas por el COVID-19, cuando varias voces del fondo se alzaron para seguir marchando. 
 
“Estamos muy preocupados por lo que pasa en el país, el campo está sangrando, la salud está sangrando, la policía está sangrando, el pueblo está sangrando, no están matando de a poco”, indicó una señora del megáfono. “El pueblo argentino está pasando la peor crisis de su historia”, sentenció mientras era agasajada por algunos aplausos que abrían paso al himno nacional ya por segunda vez. 
 
 
Si bien en un plano de consensos previos con las fuerzas policiales todo debería haber concluido ahí, los presentes motorizaron una nueva vuelta alrededor de la plaza, aunque a 100 metros el cordón de policías parecía darle un cierre forzado. 
 
El encuentro inevitable posicionó a los marchantes frente a frente con la policía. Los aplausos no cesaron, y la longitud del cordón formado por oficiales permitió que la caminata continuará, hasta que doblegados los efectivos abrieron espacio en la calle para el flujo de gente, mientras se apostaban metros más adelante bajo un nuevo intento de desarticulación. 
 
 
El contexto amerito algunas discusiones, algunos entredichos y palabras subidas de tono, pero con un manto de mesura la caminata continuó hasta llegar nuevamente al mástil central, donde otra entonación del himno nacional fue dando un broche de cierre al encuentro que convocó a los vecinos interpelados por el contexto de la pandemia. 
 
 
 

Notas relacionadas