Domingo, 19 Agosto, 2018 - 21:07

Mientras CFK titubea, cuatro peronistas se lanzan como candidatos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Por Belén Papa Orfano | A poco más de un año de los comicios presidenciales ya comenzaron las recorridas y los encuentros. Quienes son los aspirantes a poner punto final al sueño de reelección de Cambiemos.
 
A poco más de un año de los comicios presidenciales de 2019 cuatro peronistas aprovechan la falta de definiciones de Cristina Kirchner respecto a su futuro político y ya recorren provincias, encabezan actos y hablan a viva voz de sus propias candidaturas presidenciales.
 
Ya sea cercanos al kirchnerismo o ubicados en los perímetros de la exmandataria viejos conocidos de la política argentina aspiran a ser quienes le pongan punto final por adelantado al proyecto presidencial de Cambiemos. Algunos de los que reconocen abiertamente sus intenciones son:
 
AGUSTÍN ROSSI
El presidente del bloque de Diputados del FpV-PJ fue diputado durante el kirchnerismo y ministro de Defensa. En 2017, tras dos años sin cargo, regresó a la Cámara baja y reemplazó a Héctor Recalde al frente de la principal minoría. En la actualidad, durante los fines de semana, recorre el interior de la provincia de Buenos Aires y ya tuvo actividades en Santa Fe –su provincia natal- Chaco, Córdoba, Corrientes y Mendoza. Dijo abiertamente que aspira a suceder a Mauricio Macri, pero si Cristina Kirchner se lanza como candidata dará un paso al costado.
 
MIGUEL ÁNGEL PICHETTO
El exalfil K en la Cámara de Senadores encabeza desde el desembarco de Macri en la Casa Rosada a un puñado de legisladores peronistas no alineados a Cristina. Es el referente del cuerpo, quien en ocasiones consensua con el Gobierno, aporta el quórum y también le delimita los límites al oficialismo. Durante el kirchnerismo intentó sin éxito ser gobernador de Río Negro. Pero Néstor y Cristina lo preferían en el Senado articulando y nunca brindaron suficiente apoyo. Ahora, aspira a ser presidente y con un acto en La Plata días atrás lanzó su postulación. Desde las butacas lo aplaudían otros peronistas no K como Diego Bossio y Graciela Camaño. “Tengo la convicción de ser candidato para que volvamos a ser poder en la Argentina. A mi no me tiembla el pulso ni tengo miedo escénico. No ando con vueltas", lanzó y aclaró que su fuerza no es “la avenida del medio, ni una alternativa sin rumbo”. Por ahora su candidatura quedó en eso, aún no recorre provincias ni encabeza encuentros.
 
GUILLERMO MORENO
El más combativo del cuarteto peronista es también el único que tiene ya elegido su compañero de fórmula. Moreno realiza peñas, recorre ateneos y pequeños encuentros con los militantes más radicalizados del proyecto kirchnerista. Reivindicador del primer peronismo, en un acto hace veinte días defendió a los CEOS y pidió desligarlos del actual Gobierno. Sostuvo que su movimiento no tiene “problemas” con los empresarios, sino “con los oligarcas”. “Este no es un gobierno de CEOs. Cualquiera que este acá y allá trabajado en una compañía sabe que el dueño de una compañía o el gerente general de una compañía labura, no se rasca”, lanzó. Sus buenas intenciones con el empresariado son tales que su candidato a vicepresidente viene de ese ámbito: Pablo Challú, un empresario vinculado al mundo de los laboratorios, exsecretario de Comercio durante el gobierno de Eduardo Duhalde y exasesor de Daniel Scioli.
 
JUAN MANUEL URTUBEY
Es quizás el primero que materializó su vocación de ser candidato a presidente. Es, a su vez, la opción joven y de renovación del peronismo que supo ser cercano de Cristina Kirchner cuando ocupaba la presidencia y mantener un buen diálogo con Mauricio Macri cuando desembarcó en Balcarce 50. Con tres mandatos en su espalda como gobernador de Salta conoce los vaivenes de la administración y el arte de la negociación entre Nación y provincias. Aunque esquiva las definiciones cada vez que la prensa le pregunta sobre su posible candidatura sí es enfático para afirmar que el tiempo de Cristina Kirchner esta finalizado y el futuro del peronismo no puede ser con ella dentro.
Fuente: 
El Cronista.