Lunes, 11 Mayo, 2020 - 20:07

Mediante un comunicado, ATECH ratificó su postura sobre el Congreso Pedagógico y los temas a tratar

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Desde la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chaco (A.T.E.CH) emitieron un comunicado este lunes en respuesta a los puntos plateados por el Gobierno provincial respecto a la temática propuesta para debatirse en el Congreso Pedagógico, sentando posición sobre el “no avance de ninguna reforma y los 28 puntos propuestos para tratarse”. 
 
El extenso comunicado se estructura en una respuesta punto por punto de los temas manifestados como a debatir por parte del Gobierno, en donde una conclusión final desde ATECH exclama que el Congreso Pedagógico “no debe ser una instancia en la que se debatan los sistemáticos incumplimientos que, de larga data, tiene el Estado Provincial para con la educación y la escuela pública, estatal y gratuita”, y subrayan que “las obligaciones que el Estado debe cumplir están reguladas por leyes vigentes que no se cumplen y, si lo hacen, lo hacen parcialmente”. 
 
En ese sentido, desde la Asociación gremial argumentan que la provincia “merece un sistema educativo integrado, basado en la igualdad y equidad en todos los sentidos”. 
 
Respecto a la temática del financiamiento educativo, desde el gremio aseguran que “está fijado por Ley y en la Carta Magna Provincial, por ende no necesita ser sometido a ninguna discusión”, y añaden que tampoco es necesario el espacio de debate “para verificar el estado general deplorable en que se encuentra la mayoría de las instituciones educativas”, para lo cual precisan que el Ministerio de Educación cuenta con el área de Infraestructura Escolar y que motiva un rechazo categórico de la transferencia de obligaciones provinciales a los municipios por parte del gremio. 
 
En cuanto a la auditoría para el control de fondos destinados a proyectos especiales, a las unidades educativas de gestión privada y de gestión social, desde ATECH aseveran que esto debe realizarse “de manera constante y continua”, y detallan que “así lo exigen las leyes y para ello están los Organismos del Estado cuya función específica es el control de los fondos públicos y su destino”. 
 
El tema respecto a las modificaciones del Nivel Superior, en el comunicado profesan que “no se necesita una nueva ley”,  y destacan que “la formación docente continua debe ser de óptima calidad, de carácter universal, gratuita y en servicio”. 
 
A su vez, destacan una terminante oposición “a cualquier intento de reválida de título para docentes”, lo cual sugiere a las manifiestas diplomaturas o maestrías indicadas como exigencia para los educadores, a lo que acusan de “intentar suplir la capacitación y actualización docente gratuita y obligatoria que el Estado debe garantizar”.  
 
“El Ministerio tiene la obligación ineludible de generar, distribuir y capacitar a los docentes para que los niños y niñas que egresan de las escuelas primarias lo hagan con las capacidades que cada área de conocimiento exige”, sostienen. 
 
En cuanto a la temática de Educación Rural, manifiestan que “no es necesaria una nueva ley”, y explican que “se necesita la actualización y adecuación de normas para hacer de la ruralidad y de la educación rural un campo de conocimientos y experiencias de aprendizajes enriquecedoras”. 
 
Respecto al punto que detalla el tratamiento áulico de la Educación Sexual Integral (ESI), indican que estas deben ser implementadas “a través de acciones pedagógicas concretas”, y aseguran que aún la provincia no ha provisto de los recursos y materiales curriculares que la docencia necesita. “Cada escuela debe contar con una provisión de materiales de calidad que permitan la interactuación de niños, docentes y padres, como así también de los agentes de salud”, sostienen. 
 
“La Provincia debe proveer libros y demás materiales en formatos distintos: digitales, braille, audiolibros para que se constituyan en verdaderos instrumentos de inclusión, en cuya selección debe garantizarse la participación de los docentes y de los docentes bibliotecarios en particular, de las distintas localidades y regiones educativas, conocedores de las realidades y de las ofertas literarias correspondientes”, precisan, y añaden que la educación especial “debe ser establecida en todos los niveles obligatorios de enseñanza con la debida provisión de personal con preparación específica”.