Lunes, 14 Septiembre, 2020 - 11:09

Matan a golpes a una embarazada y detienen a su pareja, un boxeador

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Una mujer de 27 años y embarazada de cinco meses murió por las graves lesiones que padeció aparentemente tras ser atacada a golpes por su pareja, un boxeador amateur que fue detenido acusado de femicidio, en la ciudad bonaerense de 9 de Julio, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.
 
La víctima fue identificada como Micaela Sabrina Zalazar (27), madre de dos hijos, quien cursaba el quinto mes de embarazo y además ya había denunciado en dos ocasiones a su pareja.
 
Todo se inició ayer al mediodía cuando desde el domicilio de Zalazar se pidió una ambulancia para la embarazada, quien fue trasladada al hospital zonal Julio de Vedia de mencionado partido ubicado en el oeste del interior bonaerense, a 260 kilómetro de la Capital Federal.
 
"La joven primero llamó a su papá, para decirle que se sentía muy mal y estaba a punto de desvanecerse" dijo a Télam un vocero judicial.
 
Al llegar al hospital, Zalazar presentaba pérdidas, pero tras ser evaluada por el equipo médico de guardia, se descubrió que la víctima tenía el bazo destrozado y una hemorragia abdominal.
 
La joven perdió el embarazo y quedó internada en grave estado en terapia intensiva, precisaron las fuentes.
 
El médico de la guardia, que también trabaja para la Policía, decidió hacer la denuncia ante la sospecha de que la mujer había recibido una paliza, por lo que de inmediato tomó intervención la Comisaría de la Mujer local y la Justicia.
 
La pareja de Zalazar, identificado como Renzo Agustín Pancera (25), fue trasladado desde su domicilio de la calle Joaquín V. González al 200 de 9 de Julio -donde se había quedado pese a que su pareja había sido internada en el hospital-, hasta la sede de la comisaría para una declaración.
 
Según las fuentes, pasadas las 18 de ayer, Zalazar falleció producto del grave cuadro de hemorragias por el que había sido internada.
 
A raíz de ello, el fiscal a cargo de la causa, Luis Carcagno, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Mercedes, decidió dejar aprehendido a Pancera por “homicidio agravado por el vínculo y por femicidio, en concurso real con aborto”, delitos que prevén una pena de prisión perpetua.
 
Los investigadores ya determinaron que Pancera practica boxeo y artes marciales en forma amateur y la sospecha es que le dio una paliza a Zalazar, aunque el fiscal Carcagno aguardaba los resultados de la operación de autopsia, que se realizará durante la jornada de hoy en la morgue de Chivilcoy.
 
Voceros judiciales indicaron a Télam que Pancera tiene dos denuncias por violencia de género, una de octubre de 2019 y otra en febrero de este año, por parte de la víctima.
 
Ambas causas tramitaron en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 temática de Violencia de Género de Mercedes.
 
Según detallaron las fuentes, la denuncia del año pasado fue por "amenazas, daño y coacción" en un episodio ocurrido cuando la pareja estaba separada.
 
A raíz de esa denuncia, a Pancera se le dictó una orden de prohibición de acercamiento que se venció en diciembre pasado.
 
Pero las fuentes consultadas también explicaron que esa causa se archivó porque la propia Zalazar desistió de continuar con el proceso y dejó asentado que el conflicto de pareja estaba solucionado.
 
Ya en febrero de este año, la mujer volvió a denunciar al boxeador por la violación de la perimetral, lo que no prosperó porque estaba vencida.
 
Fuentes judiciales señalaron que el sospechoso será indagado recién mañana al mediodía, cuando el fiscal tenga la autopsia y otras medidas de prueba.
 
Carcagno ordenó un allanamiento de urgencia en la casa de la víctima, así como también en la de la madre del imputado, sobre la calle Freire al 700, donde se secuestró el celular de la embarazada muerta.
 
El fiscal evaluaba la posibilidad de tomarle declaración en cámara Gesell a alguno de los dos hijos que Zalazar tuvo con otras parejas -uno de 10 y el otro más chico-, y que convivían con ella y Pancera, ante la posibilidad de que hayan presenciado o escuchado algo de la paliza que se sospecha recibió la víctima.