Jueves, 11 Julio, 2013 - 16:56

Mario Cirigliano, a juicio por la tragedia ferroviaria de Once

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Asó lo resolvió el juez federal Claudio Bonadío. Será juzgado junto a Jaime y a Schiavi.

El empresario Mario Cirigliano irá a juicio oral y público en el marco de la causa por la tragedia ferroviaria de Once, que en febrero de 2012 dejó 51 muertos, resolvió hoy el juez federal Claudio Bonadío.   Fuentes judiciales informaron que el magistrado firmó la elevación a juicio del exapoderado general de Cometrans, la empresa controlante de la empresa ferroviaria TBA (Trenes de Buenos Aires), quien será juzgado junto a los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.   Cirigliano había recibido una falta de mérito en primera instancia, pero fue revocada por la Sala II de la Cámara Federal, la cual procesó al empresario, quien había sido desvinculado de los primeros acusados que están en juicio.   

A Mario al igual que a su hermano, Claudio Sergio Cirigliano, se lo acusa por el deterioro en el material rodante y que los subsidios estatales que recibían no eran aplicados a mejorar el servicio sino que por el contrario se utilizaban para otros fines.   

Luego, el fiscal Ramiro González, quien reemplazó a su par Federico Delgado -apartado por Bonadío de la causa- pidió que Mario Cirigliano vaya a juicio oral y público.   

La defensa de Cirigliano, a cargo del abogado Mario Laporta, se opuso a la elevación a juicio y presentó un planteo en ese sentido que fue ahora desestimado por el juez Bonadío.   El magistrado dispuso la clausura de la instrucción y la elevación a juicio ante el Tribunal Oral Federal 2, donde está radicada la causa que ya tiene como imputados a varios integrantes del directorio de TBA, la cual tenía la concesión de los ramales Mitre y Sarmiento, además de Schiavi, Jaime y el maquinista que protagonizó el accidente.   

La Cámara Federal había considerado respecto a Mario Cirigliano que su responsabilidad estuvo dada en una "concatenación de eventos que derivaron en el hecho acaecido la mañana del 22 de febrero de 2012, donde una negligencia en la conducción y el estado del tren siniestrado tornaron lo evitable en una tragedia de enorme magnitud".   

"La intervención de Mario Francisco Cirigliano estuvo dada por su rol en el entramado de empresas que, directa o indirectamente, contribuyeron al desmanejo de los bienes públicos concesionados, en particular, desatendiendo los objetivos primarios de la concesión mantenimiento y seguridad de las formaciones, señales, vías", indicó la Cámara.