Martes, 15 Octubre, 2019 - 20:43

Madres e hijas de la lucha: la otra cara de este día especial

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
A ellas les falta su otra mitad. Para ellas, este no será un día festivo, pero si un día de homenajes, reconocimiento e reivindicación de la lucha por quienes no están.
 
Para muchos el Día de la Madre es una celebración alegre, donde los abrazos y el cariño abundan, también las mesas familiares se ven completas, hay regalos y fotos que registran ese día en que queremos halagar a la madre que nos tocó o que somos.
 
Las publicidades en los distintos medios reflejan el festejo del que todos quisieran ser parte. Por eso, en esta nota especial, les brindamos el espacio a la otra cara de este día: a las madres e hijas que no forman parte de esa “celebración ideal”.
 
Sin ánimos de ser una nota negativa, queremos reivindicar la lucha y la fortaleza de esas personas a quienes les arrancaron su madre o su hija, con un mensaje que ellos mismos escribieron.
 
Érica Romero, mamá de Elvis Benítez
 
Elvis, desapareció el 22 de diciembre de 2017 cuando salió de su casa en el barrio Mujeres Argentinas para ir a la casa de su abuela. Hasta hoy no se sabe nada de él.
 
Cada mes, Érica deja un fuerte mensaje en sus redes con dos mensajes, uno para Elvis y otro para la sociedad: “que no finalice la búsqueda”.
 
“Otro año sin que me digas feliz día de la madre, que tristeza me da cada acontecimiento sin ti, te espero cada noche en mis sueños para poder verte y abrazarte fuertemente. Te extraño tanto mi bebe, que hasta para respirar me cuesta del vacío que siento”, comenzó su mensaje.
 
Para ella, este día de la madre es “triste, como todos mis días. Siento que en mi mesa falta alguien, alguien que completa mi misión de mamá, alguien para el que me prepare y amé desde el primer minuto que supe que estaba en mi vientre”.
 
A casi dos años de su desaparición, pide que la Justicia no lo olvide, “que su búsqueda siga viva. Es el pido de una madre, como tantas otras madres que esperan a sus hijos desaparecidos”.
 
Antonia Morán, mamá de Maira Benítez
 
Maira desaparecióel 17 diciembre de 2016. Ese día comenzó la pesadilla de Antonia: la búsqueda de su hija. Tres años después, fue hallada sin vida en un campo en cercanías a Villa Ángela.
 
Siempre acompañada por muchas mujeres que tomaron la causa como propia y con su nieta en brazos -hoy de 5 años-, su lucha se reflejó en medios locales y nacionales. Siempre de pie, hoy nos dejó su mensaje lleno de interrogantes.
 
“Aunque la encontraron, las respuestas que necesitamos con mi nieta, no llegan”, inicia su mensaje, y continúa: “Quiero saber ¿Quiénes están de tras de Rodrigo Silva? ¿Por qué Rodrigo Silva no dice la verdad? ¿Qué hizo con mi hija? ¿A quién o a qué le tiene miedo?”.
 
Los restos de Maira fueron hallados, pero Antonia pone en duda “que esos restos fuesen de mi hija”, por eso “pido a la Justicia de Villa Ángela y del Chaco que por favor investiguen y que los culpables de haber matado a mi hija paguen”.
 
“Ya se cumplen un mes más sin Maira. Se acerca el día de la madre y ella no está: Rodrigo Silva me la arrancó de mis brazos y de su hijita brisa. El si va poder estar con su madre, y nosotras no, ya no vamos a poder compartir una torta como lo hacíamos siempre”, por eso grita: “no voy a bajar los brazos hasta encontrar justicia. Maira Benítez ayer, hoy y siempre”.
 
Cinthia, hija de Isabel Sánchez
 
Isabel, quien fue asesinada por su pareja, Ramón Falcón, el 14 de mayo de 2017. Hoy el femicida fue condenado a cadena perpetua, luego de haberse fugado.
 
“Cada día de la madre es más difícil y raro. Casi todas –ella y sus hermanas- somos madres y tenemos esa alegría y amor que dan los hijos, pero a la vez sentimos el dolor de no tener a nuestra mamá”, cuenta Cinthia en un mensaje escrito junto a sus siete hermanos.
 
Para ellos, desde que Isabel no está: “Los días son muy duros, no hay uno que no esté presente, la pensamos la soñamos la recordamos y tratamos que sea bien con alegría porque ella era tan alegre”.
 
Al recordarla con una serie de calificativos que denotan la madre que fue, resaltan que “una de las cosas más crueles de la vida, sin dudas, es que te saquen a tu madre. Somos 8 hijos que no olvidamos”.
 
En sus líneas, llenas de sentimientos encontrados, mencionan la palabra femicidio. Esa palabra “que sentimos en carne propia y que tantas familias lo padecen, lloran y piden justicia. En cada familia nos vemos nosotros, en cada foto de una víctima vemos a mamá”.
 
“Tomemos conciencia, cuidémonos porque el paso siguiente es formar parte de una estadística, donde las mujeres pasan a ser un número más”, piden como un grito desgarrador. “Somos 8 los hijos que te lloramos, te extrañamos, te necesitamos y te amamos por y para siempre hasta la eternidad mamá”, finalizaron.
Autor: 
Luján Silva