Martes, 13 Julio, 2021 - 13:52

Los jóvenes y la participación política
Por Nicole Doldan Codutti*

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A lo largo de nuestra historia la juventud encabezó luchas, creó y dirigió espacios y fue protagonista de grandes cambios. Y de manera formal o informal, en distintos ámbitos, los jóvenes buscamos ser parte de los procesos sociales y políticos de la actualidad. 

Con el pasar del tiempo ha surgido un mayor interés en formar parte de la vida cívica. Comprendemos la importancia de las nuevas miradas, de las ideas frescas, y sabemos que nuestra “inexperiencia” no significa impedimento alguno para alcanzar nuestras metas y trazar nuevos caminos, sea esto de manera individual o colectiva. Hoy, nuestra participación es necesaria. Es que a los desafíos de siempre se le suman otros que nos pondrán a prueba constantemente, más si tenemos en cuenta el contexto de pandemia que nos ha restado oportunidades y ha limitado nuestras acciones, pero que no ha logrado inmovilizarnos.

En primera instancia, para quienes ya ocupamos un lugar en esta gran movilización juvenil que acercará los nuevos cambios, nos toca alentar e impulsar la participación de más jóvenes que puedan ayudar a formular nuevas alternativas. De a poco, irán surgiendo nuevos liderazgos, ergo, nuevas ideas. Necesitamos participar, con voz propia, en los debates y en las luchas, y más aun, en los proyectos que busquen la mejora de nuestro entorno. Necesitamos más militantes en los espacios políticos que permitan y propicien salvar la república, practicar la democracia y construir un pensamiento político autónomo. Solo así, participando, es que seguiremos logrando lo que nos propongamos e iremos por la conquista de más derechos, fortaleciendo los valores que contribuyan a fortalecer nuestra democracia, la cual, hoy más que nunca, necesita de ciudadanos comprometidos.

En segunda instancia, y como uno de los puntos más importantes en los que debe concentrarse un joven, está la educación. Ante las nuevas demandas que surjan en la sociedad tendremos que estar preparados para brindar respuestas coherentes, creativas y eficientes. La pandemia lustró los zapatos de la desigualdad y la deserción escolar se dio por no tener acceso a la virtualidad, ya que un gran porcentaje de niños y jóvenes no cuentan con computadoras, celulares o internet. ¿Con qué herramientas podemos contar nosotros y las generaciones venideras?  La educación es fundamental para lograr el cambio que necesitamos, para resolver los problemas de la gente y para combatir el peor de los males: la ignorancia. 

Como tercera instancia, con una carga de igual importancia que la de los puntos anteriores, es indispensable conquistar más espacios de acción y decisión. Los lugares de toma de decisiones importantes necesitan de una mirada juvenil, y no solo por la inclusión, sino por la necesidad de contar con una perspectiva particular acerca de los procesos sociopolíticos actuales y futuros. Es el caso, por ejemplo, de las políticas dirigidas al cuidado del ambiente. Estamos seguros de lo que tenemos para ofrecer y de que la política nos necesita.

Y un cuarto y último punto cerrará la lista. Aquel joven que ocupe un cargo público deberá contribuir con el saneamiento de la política. Dicho de otro modo, debe hacer efectiva la transparencia y terminar con la corrupción, el mal uso de los bienes públicos y el abuso de poder. Justamente de esto surgen la mayoría de las problemáticas que sufre la ciudadanía, ayudando a la decadencia de la educación, de la economía y de la salud. Aunque sea una tarea difícil, desde los lugares que los jóvenes ocupemos debemos garantizar el control de la gestión de los bienes y así poder contribuir a la mejora de la calidad de  vida de las personas y al crecimiento del país. 

Nuestra participación en la política debe motivar a otros jóvenes a cambiar la realidad de nuestro país en base al diálogo, el respeto, la tolerancia y un proyecto de país en común. En ese encuentro deberemos superar los desafíos que hoy nos imponen las circunstancias y prepararnos para los que surjan con el devenir del tiempo.

(*) Estudiante de la Licenciatura en Ciencias Políticas