Miércoles, 19 Agosto, 2020 - 12:47

“Los estudiantes a los que no estamos llegando”, la otra preocupación de Educación

La pandemia obligó a que el ciclo lectivo 2020 se lleve adelante mediante la modalidad a distancia. Pero eso a su vez generó que algunos alumnos no continúen las clases por diferentes motivos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El Ministerio de Educación de Chaco ya piensa en el regreso a las aulas de un grupo reducido de alumnos para garantizar el distanciamiento social y en localidades donde no haya casos activos de coronavirus.
 
En ese sentido, la prioridad para la vuelta a clases presenciales (que será de manera de bimodalidad, es decir conjugando lo presencial con lo no presencial) la tienen los alumnos de 5º año -6º en caso de ser una escuela técnica-, por tratarse del fin de un ciclo. En la escala de prioridades lo siguen, por el mismo motivo, los alumnos del 7º grado del primario.
 
Pero para el gobierno hay otra preocupación: los estudiantes a los que no se puede llegar por diferentes motivos.
 
A nosotros nos está generando mucha preocupación y estamos trabajando en ver cómo los vamos a rescatar y traerlos cuanto antes a la escuela a los estudiantes a los cuales hoy no estamos llegando”, afirmó la ministra de Educación, Daniela Torrente, a Diario Chaco. En ese sentido explicó que son “los que no tienen acceso a internet o fueron y buscaron los materiales impresos para trabajar en sus casas y luego no hacen la devolución de los materiales con las consignas realizadas o muchos directamente perdieron el contacto con la escuela”.
 
Es por eso que desde la cartera que dirige Torrente, “lo que hicimos en todas las escuelas fue pedir que nos hagan un listado con los alumnos con los que no estamos manteniendo continuidad pedagógica y a partir de esta semana se van a procesar esos datos y vamos a tener un diagnóstico de cómo estamos en cada región para ver qué medidas vamos a tomar”.
 
 
La funcionaria remarcó que “a nivel de Nación se está hablando de puentes de igualdad como mecanismo de rescate de esos estudiantes que hoy están asimétricamente tratados por el sistema, en el sentido de que no estamos llegando, y la idea sería rescatarlos, incorporarlos y ver cómo le brindamos la contención social, psicológica y de formación que le brinda la escuela a esos estudiantes”.
 
Esos sí son para nosotros un destinatario prioritario y los vamos a hacer retornar en el año de la manera que se pueda, siempre garantizando los protocolos y demás porque nos parece que son donde realmente estamos teniendo la dificultad”, afirmó la ministra y explicó que “al estudiante que estamos llegando o que hoy, más allá de las dificultades que genera, tiene el acompañamiento de la familia es una realidad; y el estudiante que por más que estemos llegando no tiene un acompañamiento de la familia porque los padres no pueden porque están trabajando o porque no entienden las consignas y no lo pueden ayudar o por lo que fuera es una prioridad porque nadie lo está acompañando en este momento, ni los padres ni los docentes ni la escuela”.
 
“Entonces ellos para nosotros van a ser una prioridad ya desde este año y estamos muy enfocados en ver quiénes son, dónde están y cómo los vamos a rescatar. Eso tendríamos más definido para fines de este mes”, agregó.
 
LA TAREA DE LOS CENTROS DE ESTUDIANTES
 
Torrente comentó que desde el Ministerio de Educación mantuvieron diferentes reuniones con diversos actores de la educación, entre ellos los centros de estudiantes, quienes “plantearon varias situaciones en las que manifestaron que tenían un acompañamiento desigual por parte de los docentes”.
 
“En secundaria, algunos estaban mucho más en contacto y mucho más responsables del proceso y otros no tanto, lo cual es un signo de alerta porque en un año de secundaria vos no tenés un maestro, sino que tenés muchos profesores”, comentó la ministra.
 
Pero además, en relación a los alumnos que abandonan la escuela, la jefa de la cartera educativa afirmó que “lo otro que se manifestó bastante recurrente entre ellos fue la falta de llegada hacia ciertos compañeros que ellos sabían que no estaban en los grupos de WhatsApp o de redes y estaban preocupados por ver cómo volvían sus compañeros porque tenían miedo de que se transforme en un éxodo definitivo de la escuela”.
 
 
Ellos toman acciones por sus propios medios para hacerle llegar los materiales a los compañeros que veían que no estaban participando, ver cómo los involucraban. Es decir, estaban tomando acciones de manera solidaria para que sus compañeros no se vayan definitivamente de la escuela”, agregó.
 
Sobre la situación, detalló que “la secundaria es un tema central porque nosotros en la escuela pública por ahí no se dan los mismos indicadores que en las privadas y nos pasa que de cada 100 alumnos que ingresan en primer año 50 egresan, entonces tenemos una tasa de desgranamiento muy alta en secundaria”.
 
En la escuela hay dos condiciones que te mantienen atado a la escuela: por un lado, las evaluaciones y los informes; y por otro lado la asistencia. Hoy por hoy ninguna de esas dos condiciones está como regla en este momento en nuestros estudiantes”, describió Torrente y agregó que “todo depende de la autonomía, del sentido que de responsabilidad cada uno tiene y del compromiso que tiene con su propio proceso de formación”.
 
Es por eso que manifestó que “nuestro miedo es que, ante esa situación, aquellos que no se comprometieron con su autoformación después no vuelvan, por eso es como que los queremos ir a buscar, porque la idea es que los chicos egresen, terminen su ciclo, finalicen la secundaria y que no siga creciendo la tasa de desgranamiento, que esta pandemia no sea más asimétrica en cuanto a los resultados que genera”.
 

Notas relacionadas