Martes, 24 Septiembre, 2013 - 17:03

Speziale y Orzi
Los dos argentinos que integran el grupo de Greenpeace detenido en Rusia afrontan cargos por "piratería"

El delito por el que son investigados criminalmente prevé una pena de hasta 15 años de cárcel.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Dos argentinos integran el grupo de Greenpeace detenido en Rusia y afrontan una investigación por "piratería", que prevé una pena de hasta 15 años de cárcel, mientras la organización ambientalista advirtió que la detención fue ilegal y que no se los puede acusar por ese delito.

Camila Speziale, fotógrafa de 21 años, y Hernán Pérez Orzi, integrante de la ONG, fueron detenidos junto con otros 28 activistas que trataron de abordar una plataforma de perforación petrolera en el Artico, propiedad de la compañía estatal rusa Gazprom.

El Comité de Investigaciones Federal de Rusia confirmó hoy que "se abrió una investigación criminal" por el delito de "piratería en grupo organizado" contra los activistas e informó que serán procesados "independientemente de su nacionalidad".

"Todos los que asaltaron la plataforma serán acusados", sostuvieron las autoridades rusas en un comunicado que reportaron agencias internacionales y precisaron que la investigación se llevará a cabo "estrictamente conforme a las normas de la legislación rusa y el derecho internacional".

El delito de "piratería" prevé una condena de hasta 15 años de cárcel y una multa de unos 15.500 dólares.

La hermana de Pérez Orsi, de nombre María Luz, dijo hoy que "no hay ningún tipo de acusación, a cada momento nos están llamando de cancillería, ellos están demorados, no están detenidos".

Sin embargo, Greenpeace informó hoy que los activistas llegaron esta madrugada al puerto de Múrmansk y "fueron puestos a disposición de la Justicia rusa. De acuerdo a las leyes locales vigentes podrían permanecer detenidos hasta 15 días una vez que se conozcan los cargos, para ser llevados a juicio".

La semana pasada, la guardia costera rusa tomó por asalto el Arctic Sunrise, un buque de bandera holandesa, luego de que los activistas trataron de ascender por la plataforma para protestar por la perforación de pozos petrolíferos en aguas del Artico y crear conciencia sobre los riesgos para el medio ambiente.

Greenpeace rechazó las acusaciones e insiste en que Rusia no tenía derecho a abordar el barco y tampoco argumentos para presentar cargos contra los activistas.

"El activismo pacífico es crucial cuando los gobiernos de todo el mundo no han respondido a las advertencias científicas funestas sobre las consecuencias del cambio climático en el Artico y otras partes", dijo Kumi Naidoo, director de Greenpeace International.

"No nos dejaremos intimidar ni silenciar con estas acusaciones absurdas y exigimos la libertad inmediata de nuestros activistas", advirtió en un comunicado que consignó la prensa mundial.

En tanto, Mauro Fernández, coordinador de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace en Argentina, dijo que "expertos en derecho internacional coinciden en que el abordaje a Greenpeace fue ilegal".

"Por otra parte, el nivel de agresión fue desmedido para una acción absolutamente pacífica como era esta y como son todos los reclamos de la organización", agregó.

Fernández consideró que "con este arresto, las autoridades rusas están protegiendo los intereses de las petroleras que destruyen el clima del planeta".

Fuente: 
Agencia DyN