Domingo, 20 Octubre, 2019 - 20:25

Livio Gutiérrez presentó un proyecto de ley para impulsar la forestación de rutas provinciales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El diputado Livio Gutiérrez presentó el proyecto de ley 3838/19 que regula la forestación de las rutas provinciales en sus márgenes y zonas adyacentes para hacer frente al cambio climático y la deforestación.
 
El  proyecto regula la forestación de las rutas provinciales, en sus márgenes y zonas adyacentes, respetando la normativa vial vigente. El diputado explicó que “la forestación de todas las rutas provinciales existentes tendrá como fin mitigar el impacto de las tormentas de viento, que reducen la visibilidad de las rutas”.
 
A su vez, busca “proteger las localidades de la vera de las rutas de la erosión provocada por el viento y el agua, establecer los sumideros de gases, como el de dióxido de carbono, principal resultante de la combustión de los motores de los vehículos, y reducir y evitar el efecto invernadero”.
 
A su vez, la forestación tendrá como fin “reducir la contaminación sonora, una regulación hídrica y dotar a rutas provinciales de bolsones verdes diseñados paisajísticamente, teniendo en cuenta la seguridad vial”. 
 
Por otro lado se buscará “concientizar a la población respecto de la importancia del recurso forestal como indicador de la calidad de vida”, explicó el legislador Livio Gutiérrez.
 
El órgano de aplicación será la Dirección de Bosques la provincia o el organismo que lo reemplace en el futuro y esta celebrará convenios para coordinar estudios y planificaciones con todas las reparticiones del Poder Ejecutivo Provincial, las universidades, el I.N.T.A, escuelas agrotécnicas, y las cooperativas rurales. 
 
A la vez  formulará, mediante los estudios y la información recabada, “un programa de forestación que se llevará adelante por medio de cortinas forestales que combinen especies arbóreas con arbustivas y herbáceas”.
 
Según establece el proyecto, “el mismo deberá contener censo de arbolado, que será actualizado cada cinco años; especies forestales nativas a plantar, teniendo en cuenta su adaptabilidad a las condiciones biogeográficas de cada región, cronogramas de aplicación del programa y un plan de mantenimiento de la plantación (cuidado, reposición de ejemplares muertos, riego, fertilización, control de plagas; con plazos”.
 
Propone además que “la provincia podrá realizar convenios con la Nación cuando se trate de rutas nacionales que se extiendan en el territorio provincial y toda obra vial referida a una pavimentación o repavimentación que se realice en el futuro, deberá contar en forma expresa con un plan de forestación respectivo, que quedará incluido en el Programa de Forestación”.
 
En sus fundamentos Gutiérrez mencionó que “es necesario que se lleve adelante un Programa de Forestación de las rutas provinciales, que tenga como objetivo, más allá de lo paisajístico, la absorción de carbono sin esperar para ello la firma de acuerdos especiales”
 
“Se estima que un kilómetro cuadrado de bosque genera mil toneladas de oxígeno al año, que una hectárea arbolada urbana produce al día el oxígeno que consumen seis personas o que un árbol de unos 20 años absorbe en un año el C02 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 kilómetros”, argumentó el legislador.
 
“A la hora de la realización del Programa de Forestación, debemos tener en cuenta la obligatoriedad de la utilización de árboles nativos. Existen beneficios puntuales de las especies autóctonas: están mejor adaptadas al clima y suelo local, menor costo de mantenimiento, interacción con el medio y las demás especies”, aclaró.
 
“Otro punto es que algunas de estas plantas, se hallan exclusivamente en nuestra región, por lo cual si desaparecen aquí, lo harán para todo el mundo, no ocurriendo lo mismo con las plantas exóticas cultivadas”, destacó Gutiérrez.
 
Por último señaló que “debe destacarse la necesidad imperiosa que a la hora de plantar los árboles a la vera de la ruta, se realice combinando especies arbóreas con arbustivas y herbáceas, de edad de 5 años mínimo. No podemos comparar el efecto de árboles maduros en lo que hace a la adaptabilidad, mantenimiento y a la producción de todos los beneficios nombrados párrafos arriba”, concluyó.