Jueves, 22 Octubre, 2020 - 18:31

Livio Gutiérrez: “El fracaso gubernamental en soluciones de conflictos colectivos judicializó la normalidad”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El diputado Livio Gutiérrez referenció diversas  iniciativas  de ley que buscaban dar mayor transparencia "a pesar que desde inicio de este año hemos presentado proyectos de ley que buscaban dar mayor legitimidad y que implican  un desafío para el sistema democrático chaqueño, se pretendía lograr transparencia en la obra pública y que los organismos de control pasen a ser ocupados por las minorías parlamentarias y que no participe el oficialismo en su designación para transparentar el sistema lamentó que aún no tienen respuesta“ refirió  Gutiérrez.  
 
Agregando “luego con el avance de la pandemia ofrecimos todo nuestro aporte para afrontarla y apoyamos las medidas adoptadas por el Ejecutivo Provincial para dar legitimación y confianza a las decisiones que se adopten porque tienen directa influencia en el cumplimiento por parte de la ciudadanía un funcionario incumplidor no es ejemplo de nada”.   
 
“Pero esta lógica de política colaborativa que propusimos, donde el ciudadano es el centro de nuestras decisiones y no nuestro ego, no fue entendida y como ha sucedido históricamente en toda crisis cualquiera sea su naturaleza, los problemas fueron llevados a tribunales; pero no puedo dejar de advertir que lo que se judicializa son conflictos que en principio detentan esencia política ausente, pero que tienen una base jurídica, y entonces los jueces los resuelven actuando como organismo de control jurisdiccional pero también, y hay que decirlo, excluyen de esta manera los medios políticos de control los que quedan desdibujados, por decirlo prudentemente, frente a los problemas que presenta la provincia”, agregó. 
 
Aclarando, el diputado sumó que “cuando conflictos que normalmente deberían resolverse por la intervención del Tribunal de Cuentas, de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, por Contaduría Provincial por la mediación de la Defensoría del Pueblo o por pautas dadas por la costumbre, confianza y respeto son llevados progresivamente a instancias judiciales, pasando de lo normal a la norma y entonces el que decide es un juez y no los canales normales que ofrece el sistema político ampliando con cada caso su falla, la inacción se convierte en regla”.  
 
Es manifiesto que reclamos  en Salud Pública, en las Direcciones de los registros de capacidad civil y de las personas, aumentos en las tarifas de SAMEEP o SECHEEP, en el transporte urbano, desmontes ilegales o fallas en el otorgamiento de permisos de desmonte, permisos para apertura de bares y restaurantes en plena pandemia, reuniones o aglomeramiento de gente en el microcentro, casos de solución colectiva y que no debieron pisar tribunales si las cosas se hubieran hecho bien o si se tenía autoridad moral para ejercer las funciones propias de las carteras correspondientes”.   
 
El legislador radical menciona que se habla desde el Gobierno de judicialización de la pandemia “pero olvidando que fueron también dos ministros del Ejecutivo que acudieron a la justicia para judicializar un problema que contaban con plenas facultades y atribuciones para resolverlo por sus propios medios. Este amparo promovido con cautelar por ministras del Ejecutivo debió ser rechazado in limine por la Juez interviniente por mera aplicación de la ley. ¿A quién notificaron la medida cautelar otorgada? ¿Quién contestó el informe circunstanciado de la acción de amparo? ¿Quién es el colectivo o la clase demandada que estaría en condiciones de defenderse? Si alguien responde estas preguntas dará razón de mi equivocación sobre este extremo”.   
 
“No sé si han observado que la judicialización de las cuestiones políticas no se produce desde abajo es decir no es producida por ciudadanos, por movimientos sociales o como una expresión de la sociedad civil, sino que en todos estos casos se produce desde arriba por funcionarios políticos o constitucionales o corporaciones lo cual demuestra donde está la necesidad que actúe un órgano jurisdiccional que forma parte del orden constitucional, pero ojo con abusar de este recurso porque se lo puede arrastrar y con ello menoscabar el prestigio que le queda”. Agregando “Y en esto de arrastrar a un Poder hacia cuestiones que deberían resolverse dentro de la normalidad del funcionamiento de los poderes del Estado también debe ser advertido por los propios integrantes de la justicia. Hablar de Judicialización de la política significa que la política ha fracasado en la resolución de los problemas colectivos.  
 
“Siempre dicen que los extremos son malos, pero quizás no tanto como las extralimitaciones tanto en la acción o en la omisión. El rol de todo gobierno es asegurar un diseño institucional que sea eficaz en la solución de problemas de la gente, la falta de autocrítica o la falta de escenarios de construcción ciudadana y políticas públicas claras, nos están llevando a que las decisiones normales, que deben adoptar los funcionarios públicos tengan que ser impuestas por dos vías que solo representan el fracaso de la política, una de ellas es la fuerza y la otra es por los jueces. Es hora de actuar para cambiar esta tendencia no dejemos que la pandemia también nos lleve lo que queda del orden constitucional” finalizo Gutiérrez.