Domingo, 5 Enero, 2014 - 20:26

Sáenz Peña
A través de una llamada telefónica
Le dijeron que sus padres estaban secuestrados y los obligaron a entregar cosas de valor de la casa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un abogado que trabaja en la empresa Secheep con domicilio en el barrio San Martin denuncio que personas desconocidas se llevaron varios objetos de valor de su domicilio luego de engañar y asustar a sus hijos pequeños que se encontraban solos en la vivienda.

Según consta en la denuncia el matrimonio salió de su hogar ayer a las 11:30 para realizar trámites personales y en el domicilio del barrio San Martin quedaron sus tres hijos pequeños de 8, 10 y 13 años Esa circunstancia fue aprovechada por personas desconocidas que realizaron un llamado telefónico al número fijo de la casa y dijo a uno de los niños que atendió el teléfono que sus padres estaban secuestrados.

Según dijeron los niños “una voz masculina, les dijo que los tenían secuestrados a sus padres y que los tenían apuntando con un pistola en la cabeza, dentro de la camioneta del matrimonio y que si no hacia los que le decían los matarían”. El pequeño asustado solo siguió las instrucciones de la voz del teléfono que le dijo que revuelva la casa y que busquen cosas de valor y las pongan en una bolsa negra.

Si no había dinero ni joyas les dijeron que pongan en una bolsa los electrodomésticos pequeños, como el reproductor de DVD, marca SANYO, la computadora portátil, marca LENOVO, de 14 pulgadas, color negra, propiedad de la empresa SECHEEP, dentro de un maletín negro que contenía documentaciones públicas, entre las que cabe resaltar el poder de la Empresa SECHEEP, a favor del denunciante, como patrocinante; una cámara digital marca SAMSUNG, color negra y gris.

Los niños siguieron al pie de la letra las instrucciones de los extraños y dejaron todo en una bolsa negra en frente de la puerta de acceso, minutos después, pasaron a buscar la bolsa, dos mujeres, a bordo de una motocicleta tipo 110Cc. color roja.

Una de las mujeres era mayor, vestía remera verde, de contextura robusta, mientras que la otra era adolescente, de contextura delgada, que tenía puesta una campera azul y calzas negras. La mujeres tomaron la bolsa y abandonaron el lugar, mientras que la persona que hablaba por teléfono les dijo a los chicos que era todo lo que les había dicho de sus padres era falso, que no fueron secuestrados y que los engañaron.

El matrimonio hizo la denuncia correspondiente en la Comisaria Primera y la Policía investiga este hecho.