Martes, 15 Octubre, 2019 - 16:30

Ante un nueva reunión
Lacunza dijo que "no habrá novedades" del desembolso del FMI, pero aseguró que el Gobierno cumplió las metas fiscales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, brindó esta tarde una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda, en donde informó los números de las cuentas públicas y dio detalles de su participación en la Asamblea anual del Fondo Montario Internacional en Washington de esta semana.
 
Sobre la reunión con FMI en la Asamblea de la entidad dijo que Argentina asistirá "como país miembro" y adelantó que "no habrá novedades sobre el desembolso" del Fondo. A su vez, el titular de Hacienda destacó que llevará adelante reuniones con David Lipton y Kristalina Georgieva, la nueva directora. 
 
En la misma, informó además que el Gobierno en el tercer trimestre sobrecumplió la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el acuerdo que permanece en espera.
 
En ese marco, destacó que "para que baje la deuda, hay que bajar el déficit", y aprovechó la ocasión para criticar la gestión del gobierno kirchnerista, asegurando en en esa etapa "no hubo desendeudamiento".
 
"Entre 2011 y 2015 no hubo desendeudamiento", afirmó el economista, quien indicó que en ese lapso la deuda del sector público se incrementó un 22%. Según los números presentados, pasó de US181.600 millones a fines de 2010 a US$240.700 millones a fines de 2015, cuando Mauricio Macri arribó a la Casa Rosada.
 
En ese contexto, el jefe del Palacio de Hacienda advirtió que el Gobierno anterior, imposibilitado de acceder al mercado internacional de crédito por el cepo cambiario, tomó deuda con el Banco Central (letras intransferibles) y organismos públicos como la Anses. "Queríamos compartir estos datos para que todos tuviéramos la misma base de análisis", disparó Lacunza.
 
La meta del tercer trimestre establecía que el Ejecutivo debía lograr un superávit fiscal primario de $70.000 millones. 
 
El Gobierno había mostrado en agosto pasado un superávit primario -antes del pago de la deuda- de $13.746 millones, y había acumulado de esa manera un resultado positivo en el año de $48.260 millones, lo que se traducía entonces en un 0,2% del PBI.
 
Por último remarcó que "no estamos revisando las medidas de control al mercado de cambios".
 
“Cuando tomamos una decisión la comunicamos, no hay ninguna medida que se esté por anunciar”, reforzó, en medio de rumores sobre una eventual reducción en el límite de compra mensual de dólares (actualmente en u$s10.000), tras las elecciones del 27 de octubre.