Lunes, 18 Mayo, 2020 - 10:56

La vacuna contra el coronavirus del laboratorio norteamericano Moderna presentó resultados prometedores en la primera fase de los ensayos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Moderna Inc. informó este lunes que su vacuna experimental contra el COVID-19 mostró resultados prometedores en sus estudios iniciales y espera pasar en julio a la siguiente fase de la investigación con ensayos clínicos. La vacuna, llamada mRNA-1273, además resultó ser segura en general y fue bien tolerada en los estudios preliminares, dijo la farmacéutica.
 
Los niveles de los anticuerpos presentados en los voluntarios fueron similares a los de las muestras de sangre de personas que se recuperaron de COVID-19, mostraron los primeros resultados del estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud. Los participantes recibieron tres dosis diferentes de la vacuna y Moderna dijo que vio un aumento dependiente de la dosis en la inmunogenicidad, la capacidad de provocar una respuesta inmune en el cuerpo.
 
Otro de los puntos muy destacado es que también se descubrió que la vacuna mRNA-1273, en general es segura y bien tolerada en el estudio inicial, dijo el laboratorio. Moderna Inc. lidera los esfuerzos globales en el desarrollo de una vacuna para el nuevo coronavirus y la semana pasada ganó la etiqueta de “vía rápida” de la agencia de salud de los Estados Unidos para acelerar la revisión regulatoria. Está buscando comenzar los ensayos en etapa tardía en julio.
 
Como consecuencia del anuncio de la farmacéutica, las acciones futuras de Nueva York presentaban fuertes subas. Lo mismo ocurría con los mercados de valores de Europa.
 
Hace 11 días la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) había aprobado que la vacuna de Moderna para el coronavirus proceda a la fase dos de su estudio. La información había sido dada a conocer la propia compañía este jueves en un comunicado de prensa, en el que indicó que se estima que la nueva fase comience en breve.
 
“La Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU (FDA) completó su revisión de la solicitud de Investigación de Nuevos Medicamentos (IND) de la compañía para su nuevo candidato a la vacuna contra el coronavirus (SARS-CoV-2 o COVID-19) (ARNm-1273), que le permite pasar a la Fase 2 de estudio. Se espera que comience en breve. El protocolo de finalización para el estudio de Fase 3 del ARNm-1273, se espera que comience a principios del verano de 2020”, indica el comunicado de Moderna.
 
La vacuna mRNA-1273 fue la primera norteamericana en comenzar las pruebas clínicas en Estados Unidos. El ensayo ayudará a los investigadores a evaluar si la vacuna es segura, quién produce la respuesta inmune más fuerte que podría defenderse de la cepa letal y cuál debería ser la dosis eficiente para tratar el mal.
 
Esta vacuna -como todas las que están en proceso- utiliza una tecnología basada en genes conocida como ARN mensajero. El ARN mensajero, o ARNm, lleva instrucciones del ADN a las células del cuerpo para producir ciertas proteínas. Una vacuna de ARNm nunca ha sido aprobada para prevenir enfermedades infecciosas.
 
La de Moderna no es la única que está en proceso
 
Pfizer anunció que aceleró los tiempos de su investigación para desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus y, de ser las próximas etapas exitosas, podría tenerla lista para ser usada en casos de emergencia a partir del otoño boreal (finales de septiembre). La empresa, que está trabajando con BioNTech SE en el proyecto, ya había comenzado sus pruebas en Alemania. E indicó que, de obtener aprobación oficial del Gobierno de los Estados Unidos, podría continuar con los testeos en su territorio a partir de la semana que viene.
 
“Esta es una crisis y todos necesitamos una solución de manera desesperada”, indicó el CEO de la compañía, Albert Bourla.
 
Todas las líneas de tiempo consideradas normales en los procesos para desarrollar y aprobar vacunas han sido aceleradas significativamente como consecuencia del impacto de la pandemia. Un sinnúmero de autoridades sanitarias han advertido que el período mínimo para desarrollar una vacuna oscila entre los 12 y los 18 meses en el mejor de los casos. Y que el tiempo promedio entre la primera fase de testeo y su llegada al mercado es de casi 11 años, con una tasa de éxito del 6 por ciento.
 
Otro de los actores que ha anunciado progresos en su búsqueda de la vacuna es el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford. En su caso, los científicos aseguraron que, en el escenario más optimista y con aprobaciones de emergencia, podrían tener las primeras millones de dosis en septiembre. “Esa es nuestra línea de tiempo. Será difícil de hacer, pero no imposible”, dijo el director del instituto, Adrian Hill.
Fuente: 
Infobae