Jueves, 29 Agosto, 2019 - 11:14

La revista "Nature" publicó un trabajo de cientificos argentinos sobre mecanismos moleculares

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Científicos del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Bahía Blanca (INIBIBB), dependiente del CONICET y la Universidad Nacional del Sur (UNS) publicaron un trabajo en la revista científica "Nature" sobre mecanismos moleculares y celulares que se activan en seres vivos para responder a situaciones de estrés o adversidad.
 
Se trata de un trabajo por el cual los investigadores identificaron un "interruptor” neuronal que se activa en una situación de peligro urgente (como la presencia de un predador) permitiendo la respuesta de “huida o lucha”, pero que debe ser apagado para activar mecanismos de defensa contra desafíos ambientales más duraderos.
 
La investigación que fue publicada por "Nature" fue realizado por los doctores en bioquímica del CONICET Diego Rayes y María José De Rosa, junto a a doctora Tania Veuthey y un grupo de colaboradores.
 
"Cuando cualquier animal sufre un estrés prolongado se observa que es incapaz de responder a otros desafíos ambientales o incluso el tiempo de vida es menor desde invertebrados hasta incluso humanos", señaló Rayes a la prensa local.
 
El investigador comentó que "el hecho es que no se sabía a nivel molecular y celular que estaban implicados en este efecto".
 
En ese contexto agregó: "Determinamos en un modelo de invertebrados en a respuesta de escape se libera una molécula que es la adrenalina de animal que inhibe en el resto de las células la capacidad para responder a otros desafíos".
 
Según se indicó en el marco de la investigación, se trabajó con gusanos "Caenorhabditis elegans", un invertebrado fácil de manipular genéticamente, sencillo de cultivar en el laboratorio y que tiene muchos de sus procesos moleculares y celulares extrapolables a otros animales, incluidos los mamíferos.
 
"En esta investigación descubrimos que existe un interruptor neuronal que se activa cuando el animal tiene que escaparse, garantizando una respuesta corta y energéticamente muy demandante, pero que debe ser inactivado para que el animal pueda montar mecanismos más duraderos de protección contra estresantes ambientales”, afirmó.
 
Según detallaron los investigadores, "la neurona Interruptor libera tiramina, la adrenalina de los invertebrados y esta molécula actúa sobre el intestino del animal, activando la vía de la insulina e impidiendo el gatillado de mecanismos citoprotectores necesarios para responder a estresantes graduales".
 
"En varios animales, incluidos mamíferos, se ha reportado que la perpetuación de la respuesta de escape disminuye la duración de la vida", agregó Rayes.
 
"Nosotros en este trabajo demostramos cómo este fenómeno, que ocurre en todos los animales, se lleva a cabo en gusanos elegans”, puntualizó.
Fuente: 
Télam