Viernes, 13 Marzo, 2020 - 13:05

La otra cara del coronavirus: hay 69.642 casos sanados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El mundo entero se paralizó-y se paraliza- frente a la arrasadora propagación del COVID-19 que ya fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como pandemia. Cada día, la información sobre nuevos casos, y muertes copan las portadas de los diarios. Pero existe otra cara de esta contingencia: la cantidad de casos curados. 
 
La psicosis que se vive es a nivel mundial y muestra de ello son los desabastecimientos de productos de limpieza, de cuidado personal, de barbijos; suspensión de actividades masivas, de espectáculos, de clases e incluso ciudades aisladas. 
 
Es que el virus llegó a un centenar de países en apenas tres meses, infectó a 134.300 personas y dejó 5.043 muertos a la fecha. Pero, hay también casi 70.000 personas que lograron combatirlo. 
 
Hong Kong, por ejemplo, logró contener bastante el avance la enfermedad restringiendo al máximo sus contactos con el resto de China continental. Aun así, tuvo 131 casos confirmados de covid-19, tres de los cuales resultaron fatales.
 
Así, varias provincias chinas no han presentado nuevos casos en los últimos días y algunas están reabriendo sus escuelas.
 
En ese marco, para apaciguar un poco la psicosis social, Infobae sintetizó en nueve ítems las formas para evitar caer en el pánico social:
 
1- Sabemos de qué se trata: El virus que causaba neumonía severa en Wuhan, Chna, fue identificado 7 días después del anuncio oficial de su descubrimiento (el 31 de diciembre) y 3 días más tarde su secuencia genética completa estaba disponible: esto marca una gran distancia con el HIV, por ejemplo, que demoró dos años en identificarse. También se sabe el que el virus tiene su origen en los murciélagos y que puede mutar, aunque no lo hace muy frecuentemente.
 
2- Tenemos cómo detectarlo: El 13 de enero ya estaba disponible un test confiable desarrollado por científicos del departamento de virología del Hospital Univesitario de Berlín con la colaboración de expertos de Londres, Rptterdam y Hong Hong.
 
3- Sabemos que puede ser controlado (aunque a un costo considerable): Las medidas brutales y draconianas aplicadas por el gobierno chino -luego de ocultar el virus y menospreciar sus efectos en un primer momento- parecen estar funcionando. Varias provincias chinas no han presentado nuevos casos en los últimos días y algunas están reabriendo sus escuelas. En otros países, se han aislado las regiones más afectadas y eso parece ir deteniendo su propagación mayor.
 
4- Infectarse no es tan fácil (si se toman recaudos) y podemos matar el virus bastante fácil: El lavado frecuente de las manos es la manera más fácil de evitar la propagación del virus. Soluciones con etanol, peróxido de hidrógeno o lavandina son suficiente para desinfectar las superficies. Para pertenecer a la población con alto riesgo de contagio hay que vivir con un infectado o tener contacto físico directo con él o que un enfermo tosa o estornude sobre nosotros o estar en contacto cara a cara a una distancia de menos de 2 metros por más de 15 minutos. Es decir, no se contagia si nos cruzamos a alguien enfermo por la calle.
 
5- En la mayoría de los casos, los síntomas son suaves y la población joven tiene un riesgo muy bajo: Un estudio sobre 45 mil infectados en China indica que en el 81% de los casos el virus sólo causó malestares menores que se curaron rápidamente; 14% sufrió síntomas severos y sólo 5% fueron casos críticos, con la mitad de ellos que terminaron en muertes. Sólo el 3% corresponden a menores de 20 años y la mortalidad en los menores de 40 es de sólo el 0,2%.
 
6- Los enfermos se recuperan: Con sólo ver el contador que lleva la Universidad Johns Hopkins, queda claro que la mayor parte de las personas contagiadas (alrededor del 60%) ya se han sanado y regresaron a sus rutinas habituales.
 
7- Crece rápidamente el conocimiento científico sobre el tema: Si uno escribe “Covid-19” en el buscador de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos PubMed encontrará ya centenares de artículos referidos a pruebas de vacunas, terapias, epidemiología, diagnóstico y tratamiento. Es decir, en poco tiempo ya se ha acumulado una cantidad de instigación y conocimiento científico mucho más rápida que con ninguna otra epidemia similar en el pasado.
 
8- Ya hay prototipos de vacunas: Diferentes laboratorios como Moderna, Inovio, Sanoi y Novavax e instituciones académicas como la Universidad de Queensland en Australia están trabajando en prototipos de vacunas, algunas de las cuales comenzarán a ser testeadas en breve en humanos.
 
9- Docenas de tratamientos se están probando: Para mediados de febrero ya existían más de 80 ensayos clínicos de tratamientos antivirales para los enfermos con Covd-19. Algunos de ellos ya fueron efectivos en el tratamiento de ébola, malaria, SARS, HIV y otras.